Testimoniales

Martes 25 de septiembre

Décimo novena audiencia

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 se trasladó hasta la ciudad de Córdoba para tomarle testimonio a partir de las 11 de la mañana a la Sra. Nicolasa Zárate de Salamone en su propio domicilio del centro de esa ciudad.

Nicolasa Zárate es la madre de Nilda Susana Salamone de Guevara, Nilda era estudiante universitaria, estaba casa y tenía una hija pequeña cuando fue secuestrada de su domicilio por fuerzas del ejército en Noviembre de 1976. La testigo ubicó a su hija en la Brigada de Investigaciones de la Ciudad de La Plata, después de un mes de su secuestro, con huellas de haber sido maltratada y lesionada, según obra en su testimonio de 1984, en Causa N° 13.

< < < < < o > > > > >

Lunes 17 de septiembre

Décimo novena audiencia

Con esta audiencia terminó la etapa de declaraciones en la Sala de audiencias de la Cámara Federal de Apelaciones. Ahora restan tres declaraciones, dos serán tomadas en el domicilio de los testigos y la tercera será presentada por escrito, es la del obispo emérito Monseñor Miguel Hesayne.

Elena Taybo de Petiná

Pronto cumplirá 81 años Nació en Cnel. Ceres el 26 de diciembre de 1926. Es madre de Rodolfo Emilio Petiná, desaparecido la madrugada del 15 de Junio de 1977 desde la casa de Trenque Lauquen en La Plata. El Tribunal y las partes se trasladarán hasta Trenque Lauquen el miércoles 19 de septiembre para escuchar su testimonio.

Nicolasa Zárate de Salamone

Es la madre de Nilda Susana Salamone de Guevara. A mediados de noviembre de 1976, fue al domicilio de su hija a llevar a su nena, allí se enteró por una vecina que había entrado un grupo de militares y se la habían llevado.

El Tribunal y las partes se trasladarán hasta ciudad de Córdoba el 25 de septiembre para escuchar su testimonio.

Miguel Esteban Hesayne

Nació en Azul en diciembre de 1922, en 1995 renunció al obispado de Viedma por su edad. Es obispo emérito de la Diócesis de Viedma pero está radicado en su ciudad natal. En calidad de Alto dignatario eclesiástico, dará su testimonio por escrito.

Toda la información y comentarios en radio:

Por “Tengo Derecho”. Sábados de 12 a 13 hs. por FM Universidad, 107. 5 Mhz

Reciba los informes enviando un mail absolutamente en blanco y sin asunto a:

asamblea-subscribe@yahoogroups.com

< < < < < o > > > > >

Jueves 13 de Septiembre de 2007

Décimo Octava audiencia

1. Roberto José María Durrieu

Nació el 20 de Febrero de 1940, es el titular del Colegio de Abogados de Buenos Aires. Comenzó su carrera en 1976 como fiscal de la provincia de Buenos Aires. Entre 1978 y 1981 fue subsecretario de Justicia de Videla. El falso ingeniero Blumberg lo nombró en 2004 como su representante en el juicio por el asesinato de su hijo; actualmente es su asesor. En 1987 firmó una solicitada en solidaridad con el genocida Jorge Rafael Videla.

Respecto de las uniones gays sostiene que: “Son pasos irreversibles hacia la disolución de las bases sociales” y “desconocen la ley natural”.

Respecto de los piqueteros sostiene que “Son organizaciones delictivas con intereses políticos”

A tono con las propuestas de Blumberg, en sus habituales columnas en el diario La Nación atacó la reforma del Código Penal porque “todo aquel que antes de cumplir 18 años cometa homicidios, violaciones, raptos, no será punible”.

2. Roberto Julio Arturo Bullrich

Fue Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires desde el 12 de Abril de 1976 hasta el 9 de Abril de 1981.

3. Alberto Rodríguez Varela

Fue el abogado defensor de Videla en la causa por robo de bebés. Rector de la Universidad de Buenos Aires, secretario letrado de la Corte Suprema de la Nación y designado como conjuez del máximo tribunal en dos períodos anuales. Ex miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas.

4. Jaime Lamont Smart

Ex ministro de la última dictadura, que integró un tribunal especialmente dedicado a juzgar a presuntos subversivos, abogado del genocida Albano Harguindeguy. Jaime Lamont Smart estuvo involucrado en una causa por la desaparición de un abogado en 1978. Fue abogado en el caso de los indultos del represor y ex Ministro del Interior General de Brigada Albano Harguindeguy hasta 1990, cuando un decreto del presidente Carlos Menem mandó la investigación al archivo. Smart fue ministro de Gobierno de Ibérico Saint Jean en la Gobernación de la provincia de Buenos Aires. En Tribunales, empezó como secretario de un juzgado de primera instancia y, en 1968, el dictador Juan Carlos Onganía lo designó fiscal hasta que, en 1971, Roberto Levingston lo nombró juez de una Cámara Federal dedicada a juzgar guerrilleros y opositores políticos. También defensor del ex policía Samuel Miara, condenado por la apropiación de dos mellizos hijos de desaparecidos.

5. Alejo Benedicto Gilligan y Leonard

Nació en Roberts, Prov. De Buenos Aires, en 1916. Se ordenó de sacerdote el 6 de Abril de 1942 en Luján. Desde 1969 es obispo de 9 de Julio y protector de Von Wernich incluso ante acusaciones de violaciones a los derechos humanos, hasta que no soportó un escándalo sobre un affaire sexual de su protegido y lo relevó de su puesto en Bragado.

6. Juan María Torino

Fue subsecretario en el Ministerio de Gobierno desde abril de 1976 a marzo de 1979. Integró el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1. Renunció en 2004 tras la investigación por parte del Consejo de la Magistratura por un presunto pedido de una coima de 190. 000 pesos a la familia de un condenado por narcotráfico para mejorar su situación haciendo prosperar planteos de nulidad ante la Cámara Nacional de Casación Penal.

En noviembre de 2006 fue citado al Juicio por la Verdad para declarar en la causa Bettini_Francese, claro está que el ex funcionario de la dictadura aseguró no conocer a la familia Francese – Bettini, y que se enteró de su desaparición por los medios. Negó haber realizado gestiones sobre el destino de ningún desaparecido, ya que no era la persona encargada de recibir esas denuncias, y que aún teniendo a su prima desaparecida no logró realizar búsquedas a través de su gestión gubernamental.

7. Edgardo Frola

Fue Secretario Instructor de la Cámara Federal en lo Penal de la Nación (conocida como “camarón”), entre 1971 y 1973 y Subsecretario de Asuntos Legislativos y Secretario de Prensa y Difusión en la Provincia de Buenos Aires. Abogado del Estado Mayor del Ejército y la Policía Federal Argentina. Vicepresidente del Movimiento por la Recuperación de la República Morera.

8. Eduardo Héctor Munilla Lacasa

Otro personaje que goza del agradecimiento de Camps “por haber colaborado en su investigación”. Como se podrá apreciar, el rigor investigativo de estas reseñas fueron cayendo en cantidad y calidad, es que resulta mucho para un solo día. ¿Le sirve si le decimos que, por supuesto, es miembro del Colegio de Abogados de Buenos Aires?. Gracias, disculpe y por favor sepa comprender.

9. Rubén Oscar Páez

La Secretaría de DDHH de la Nación lo desistió

10. Darío Delfín Rojas

Está fallecido

Es posible que hombres de derecho, ilustres, dignos y con participación activa en aquellos años como por ejemplo los doctores Durrieu (el asesor de Blumberg), Smart (Jaime Smart, quien fue ministro durante la gobernación de facto de Ibérico Saint Jean, en Buenos Aires), Munilla Lacasa, Rodríguez Varela (el ministro de Justicia de Videla), Saint Jean, Frola (fue secretario de la Cámara Federal conocida como “Camarón”), Sánchez Herrera, Marquardt, Salvi, Román, Pérez Pesado y otros tantos ni siquiera nos defiendan en las cuestiones civiles, cuando fueron parte de un todo y tienen claro quién es quién”

Carta del torturador integrante de grupos de tareas de Ramón Camps y ex cabo de policía Norberto Cozzani detenido en Marcos Paz condenado en la causa N° 44, “Causa Camps”, a cuatro años y medio.

Lunes 10 de septiembre

Décimo séptima audiencia testimonial

1. Miguel Ángel Hesayne

“No obstante este dolor, oro por el sacerdote Von Wernich como oré y sigo orando para que los culpables de crímenes de lesa humanidad se conviertan al Dios de Jesús y con su conversión-arrepentimiento y reparación contribuyan a reconstruir el tejido social argentino destruido con el gravísimo pecado de la violación de los Derechos Humanos. Violación genocida por torturas, desapariciones, fusilamientos, durante el triste pasado de la ‘guerra sucia’. Violación que aún continúa por el silencioso exterminio de la injusticia social que no se termina de extirpar”.

Obispo emérito de Viedma, Mons. Hesayne

Nació en Azul el 26 de diciembre de 1922; en 1948 se ordenó sacerdote y el 4 de Junio de 1975, en Azul, fue ordenado obispo tomando posesión el 8 de julio del obispado de Viedma. Renunció el 28 de junio de 1995. Presidente de la APDH y miembro de su Consejo de Presidencia, Hesayne pertenece a la iglesia de los casi doscientos curas presos, la que no se calló ni se doblegó, la iglesia representada por los monseñores Enrique Angelelli, Jaime de Nevares, Carlos Ponce de León y Alberto Devoto, con sacerdotes como Pedro Dufau, Alfredo Leaden, Alfie Kelly, Gabriel Longeville, Carlos de Dios Murias, Carlos Cajade o Carlos Mujica. La iglesia del ex capellán de la policía de Camps, la que avalaba las acciones de la dictadura, la que –por ejemplo, y en el mejor de los casos- proveía la comida a los detenidos desaparecidos de la comisaría 5ª de La Plata, fue la encabezada por los Antonio José Plaza, Adolfo Tórtolo, Victorio Bonamín, Horacio Bozzolli, José Miguel Medina, los que sostienen que matando se purifica. Monseñor Hesayne presentó un escrito ante el Tribunal Oral pidiendo declarar por escrito debido a su estado de salud. La querella unificada APDH LA PLATA – CTA solicitó presentar un pliego de preguntas por escrito a lo que el tribunal hizo lugar.

2. María del Rosario Carballeda de Cerruti

Madre de Fernando Rubén Cerruti, secuestrado en su casa, en la localidad de Florida, el 10 de Mayo de 1976. La casa fue invadida por comandos militares que permanecieron varias horas seleccionando qué se robarían mientras esperaban que su hijo llegara de la facultad de Economía de la UBA. Fernando tenía 23 años, estudiaba, trabajaba en una fábrica de sidra y estaba afiliado al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Madre fundadora de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, testigo directa, junto a Chidichimo, de los secuestros en la Iglesia de la Santa Cruz de los familiares allí reunidos: Ángela Aguad, Raquel Bulit y su marido Gabriel Horane, Patricia Oviedo, las Madres de Plaza de Mayo Esther Careaga y Mary Ponce y la religiosa francesa Alice Dumon. Plan que se completaría con el secuestro de Remo Berardo, el de José Luis Fondevilla junto a Horacio Elbert, el de sor Leonie Duquet en su capilla de Ramos Mejía y el de Azucena Villaflor, líder natural de las Madres, a quien “levantaron” en la Avenida Mitre de Sarandí, su barrio.

3. Adolfo María Pérez Esquivel

Nació en Buenos Aires el 26 de noviembre de 1931, es escultor y arquitecto. Profesor de Escultura, Historia del Arte, Estética y Dibujo y Catedrático de Plástica y Expresión en la Universidad de La Plata.

En la década del 60’ empezó a trabajar con grupos latinoamericanos cristianos pacifistas.

En 1971, organizó grupos gandhianos y en 1973 fundó el Movimiento Ecuménico Paz y Justicia, con el objetivo de “trabajar por alcanzar el respeto de los principios básicos de los derechos humanos a través de una política de no violencia”. En 1974 dejó su puesto como profesor para dedicarse de lleno a la coordinación de las organizaciones de no violencia en América Latina.

En 1974 decidió renunciar a su trabajo docente y fue elegido coordinador general para una red de comunidades latinoamericanas para promover la liberación de los pobres a través de la No-violencia.

El 15 de diciembre de 1975 fundó la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, junto a Rosa Pantaleón, Mons. Jaime de Nevares, el rabino Marshall Meyer, el obispo Carlos Gatinoni, la doctora Alicia Moreau de Justo, Oscar Alende, Raúl Alfonsín, Susana Pérez Gallart y Alfredo Bravo. Unos meses antes había sido detenido por la policía militar brasileña; luego fue encarcelado en 1976, junto con obispos latinoamericanos y norteamericanos en Ecuador.

En 1976 inició una campaña internacional dirigida a persuadir a Naciones Unidas para que estableciera una Comisión de Derechos Humanos. En 1980 recibió el Premio Nóbel de la Paz por su compromiso con la defensa de los derechos humanos en Iberoamérica. Al entregarse el Nóbel, Pérez Esquivel ya se encontraba en libertad, aunque era vigilado por el gobierno militar y tanto él como su familia y sus colaboradores recibían permanentes amenazas que los conminaban a abandonar su tarea, centralizadas en una modesta oficina de la calle México, en el barrio porteño de San Telmo. Su designación sorprendió al gobierno militar de la Argentina, que la consideró arbitraria y destinada a reforzar las denuncias de violaciones a los derechos humanos que la comunidad internacional descargaba sobre la Junta Militar. En la actualidad, el arquitecto Pérez Esquivel permanece trabajando cotidianamente al frente del Servicio de Paz y Justicia.

Desde 2003, es presidente del Consejo honorario de la Fundación Latinoamericana del Servicio de Paz y Justicia y de la Liga Internacional para los Derechos Humanos y la Liberación de los pueblos, con base en Milán, Italia, y miembro del Tribunal Permanente de los Pueblos. Es miembro del Comité de Honor de la Coordinación internacional para el Decenio de la no-violencia y de la paz.

Desde el 2004 forma parte del Jurado Internacional del Premio de Derechos Humanos de Nuremberg, que cada dos años otorga un premio a organizaciones o personas que se destacan en la promoción y defensa de los derechos humanos en el mundo, aun con el riesgo de su propia vida.

4. Alberto Pedroncini

Nació en Buenos Aires el 17 de Abril de 1923. Uno de los juristas más importantes de nuestro país. Abogado de querellantes en las causas por sustracción sistemática de menores, Plan Cóndor, y genocidio por exclusión social. Es integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, miembro de la Asociación Americana de Juristas y de la Asociación de Abogados de Buenos Aires. Fue abogado de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

5. Luis Aníbal Rivadeneira – 2299/SU

Nació en La Plata el 25 de Abril de 1948, de profesión vendedor. En 1976 era delegado gremial en Propulsora Siderúrgica, hoy Siderar. El 19 de Abril de ese año, fuerzas conjuntas ingresaron a su casa de la localidad de Ensenada en horas de la madrugada, lo encapucharon, lo subieron a un camión – donde había otras personas secuestradas anteriormente- y lo trasladaron a la Base de Prefectura de Berisso, lugar que él conocía muy bien porque su padre era Oficial de Prefectura. En ese lugar hubo gente que lo reconoció y dio aviso a su padre. Dos días después lo trasladaron al Cuerpo de Caballería, en 1 y 60, donde permaneció casi cuatro meses y perdió casi 30 kilos de peso, sobreviviendo junto a una centena de varones y una treintena de mujeres. En ese lugar venían por la noche soldados que los llevaban a interrogatorio, Rivadeneira supone que pertenecían a la Marina y que era llevado al BIM 3, debido al poco tiempo que duraba el traslado. Allí lo torturaban e interrogaban sobre el resto de los delegados gremiales y exigiéndole “nombres de otros montoneros”; por lo general lo interrogaban hasta la madrugada y lo devolvían a ‘Caballería’; siempre que era llevado a interrogatorio, al traerlo lo dejaban aislado en otra celda hasta que se repusiera un poco de las heridas. El 8 de septiembre de 2004 dio testimonio en el Juicio por la Verdad, donde relató las visitas del arzobispo de La Plata, Antonio José Plaza. “Aparentemente había unos cuantos platenses que venían de familias católicas practicantes y por un lado venía a hacerles algún consuelo y medio comentando que había que colaborar, porque sino los obligábamos a estos Señores a torturar y hacer cosas que no querían hacer…”Hoy “Tati” Rivadeneira integra el Grupo de Reflexión Rural.

6. Nora Alicia Úngaro

Ellos comían mientras torturaban

Nació en La Plata el 21 de Mayo de 1953. De profesión Medico veterinario; Es directora de Derechos Humanos de la Municipalidad de La Plata. Úngaro Fue secuestrada el 30 de septiembre de 1976, dos semanas después de la desaparición de su hermano, Horacio Ángel, estudiante de 5° año del colegio Normal 3 durante “La Noche de los Lápices”. Úngaro relató el 1° de Marzo de 2000 que fue secuestrada en la casa de Daniel Rasero (un joven detenido junto a su hermano), a la que había ido a averiguar su número de documento para iniciar trámites judiciales. La mujer dijo que fue vendada, esposada y tirada en el piso de un auto. Cuando le dijo a sus secuestradores que su documento estaba en su cartera, le respondieron: “Qué suerte, así no te cortamos las manos para identificar”. Trasladada primero a la Brigada de Infantería de La Plata (en 1 y 60), Nora Úngaro fue llevada a un centro clandestino que sería el “Pozo de Arana”. Allí fue interrogada y torturada con la picana eléctrica: “Me la pasaron por las zonas más sensibles del cuerpo”, sostuvo Úngaro y agregó: “Ellos comían mientras torturaban, decían «che, Lobo, pasáme la mayonesa»“. El “Lobo” era el jefe de Arana, el comisario fallecido Luis Héctor Vides. Otro de los represores que nombró Úngaro fue el coronel Ricardo Campoamor (que se hacía llamar “coronel Vargas”), y el guardia Roberto Grillo. “Había uno que le decían ‘el cura’ que recitaba pasajes bíblicos”, añadió y explicó que la CONADEP determinó que ese supuesto sacerdote se apellida Astolfi. “Arana es muy especial, no hay contacto con la realidad -describió la testigo-, (…) se escuchaban tiros. Yo presumo que se asesinaba gente, porque se decía «limpien la sangre»“.

Nora Úngaro fue trasladada días después al “Pozo de Quilmes” y nuevamente a Arana, de donde recuperó su libertad. Mientras estaba secuestrada, una persona vinculada a las Fuerzas de Seguridad, de nombre Gino Ferro visitó a su padre y le dijo donde estaba su hija. “Quería vender información”, explicó la testigo.

7. Rubén Capitanio

Hoy he sido convocado para aportar al Juicio Penal contra mi hermano sacerdote Christian Von Wernich. Este juicio oral se prepara en la Cámara Penal de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires, con sede en La Plata.

En conciencia no puedo negarme. Como persona, como cristiano y como sacerdote siento el deber de asumir esta responsabilidad en sincera comunión con el sentido profundo de una verdadera reconciliación: la doctrina de la Iglesia es muy clara al respecto. La impunidad es pecado grave. Sólo la Verdad nos hará libres. No seré testigo contra mi hermano sino contra los delitos cometidos en los cuales mi hermano ha participado. Desgraciadamente de esto último soy testigo directo.

P. Rubén Capitanio, Mayo 2007

Nació en Los Hornos, era sacerdote en Berisso, “yo pedía en la misa que rezáramos por los vecinos que estaban desaparecidos”. Pero era tanto el terror impuesto que los familiares llamaban por teléfono a la parroquia para agradecer pero negándose a dar su nombre. Su vida empezó a correr peligro, “Allí el obispo Jaime De Nevares me mandó decir que Neuquén me esperaba con los brazos abiertos”, el 7 de agosto de 1976 Capitanio viajo a Neuquén para ser colaborador de Monseñor Jaime Esteban De Nevares, gestión en la cual defendió valientemente los Derechos Humanos. Capitanio, integrante del “Encuentro Nacional de Sacerdotes en la opción por los pobres”, dio a conocer una circular en relación al juicio del sacerdote Christian Von Wernich por su participación en centros clandestinos durante la Dictadura del 76.

La última vez que me encontré con Von Wernich fue cuando él ya era capellán especial de la bonaerense, bajo la orden de monseñor Antonio Plaza. Yo era cura en la villa San Carlos de Berisso y fue un encuentro casual, pero él me demostró que tenía poder, en esos tiempos en que el poder estaba concentrado en la fuerza que decidía la vida y la muerte. Y esto lo voy a exponer ante el tribunal porque fue muy evidente: en esa estructura él tenía poder y lo ejercía”

Jueves 6 de septiembre

Décimo sexta audiencia testimonial

01. María Luisa López de Sanglá Es oriunda de la localidad de Trenque Lauquen, Provincia de Buenos Aires, a 520 km al oeste de la ciudad donde está siendo juzgado el ex capellán. De profesión ama de casa, madre del detenido desaparecido, Ricardo Antonio Sanglá. Consta su declaración en el Legajo Nº 2153 de la Conadep y en el “Juicio por la verdad” el 13 de Septiembre del 2000 en la causa Nº 1637/SU y en su (obrante en la causa 1940/SU). 0

2. Elena Taybo de Pettiná

“Se presentó como un sacerdote de Pehuajó, y preguntó qué gestiones estábamos haciendo por mi hijo”… “Le conviene no hacer más nada, vuélvase a Trenque Lauquen, porque ellos pueden desaparecer y a usted le puede pasar algo”.

Testigo muy importante en este juicio puesto que acusa -al menos como cómplice secundario por promesa anterior- en la privación ilegal de la libertad de los jóvenes trenquelauquenses Ricardo Antonio Sanglá, Rodolfo Emilio Pettiná y Héctor Oscar Manazi, según lo denota la actividad que desplegara Von Wernich en su visita a la casa de Trenque Lauquen en La Plata, lugar en el cual coaccionó a la señora Elena Taybo de Petinná para que deje de buscar a su hijo y desista de realizar denuncias ante la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA, bajo riesgo de que sus demás hijos, o ella misma corriera la misma suerte que el joven desaparecido.

Elena Taybo de Pettiná está imposibilitada de viajar desde Trenque Lauquen y ha presentado un certificado médico, pero está deseosa de prestar declaración y ha solicitado al tribunal que le sea tomado testimonio en su domicilio.

03. Jorge Raúl Manazi

Es hermano del desaparecido Héctor Oscar Manazzi, su testimonio es coincidente con el relato de Elena Taybo de Pettiná, en cuanto a la visita de Von Wernich a la Casa de Trenque Lauquen.

Dijo que Von Wernich intentaba averiguar qué trámites estaban haciendo los familiares de los desaparecidos y, tras ello, le preguntó a la señora de Pettiná cuantos hijos tenía y, como la señora le respondió que eran tres más, el sacerdote le dijo que se preocupara por ellos y le dio a entender que su hijo desaparecido no iba a aparecer más. Dijo también que el sacerdote reconoció saber que a los chicos de Trenque Lauquen se los habían llevado tres grupos, uno de los cuales denominó como “grupo Lagarto”.

Explico también que el hoy procesado dijo que había sido enviado por el obispo de Nueve de Julio. Finalmente, al igual que Elena Taybo de Pettiná, el testigo reconoció la fotografía de Christian Von Wernich como la de aquella persona que los visitó en la Casa de Trenque Lauquen.

Por razones de salud no podrá viajar para declarar, sus médicos presentaron un certificado.

04. Dolores Enriqueta Corona

Es oriunda de Tres Lomas, una localidad de 7. 500 habitantes vecina a Trenque Lauquen. Dolores es hermana del detenido-desaparecido Carlos José Corona, un estudiante de Psicología y empleado en una estación de servicio de Av. 66 entre 136 y 137 de la ciudad de La Plata secuestrado los primeros días del mes de Febrero del año 1977.

En el Juicio por la Verdad, el 23 de Febrero de 2000, para la causa N° 867 de la Secretaria Única, Dolores declaró haber formado parte de una agrupación de derechos humanos en su pueblo, y que tomó conocimiento por agrupaciones de las localidades de Saliqueló y Trenque Lauquen, de que el Sacerdote Von Wernich conversaba y de algún modo asistía a familiares de detenidos.

05. Rubén Ernesto Genoni

Acaba de cumplir 49 años, oriundo de Trenque Lauquen, es empleado gráfico. Llegó a La Plata en el año 1977 para estudiar ingeniería, la Municipalidad de Trenque Lauquen le había otorgado una beca y el centro de estudiantes de su ciudad, alojamiento en la casa de calle 41 N° 769, convivía desde hacía solo cinco meses con Ricardo Sanglá, Rodolfo Pettiná y Héctor Manazi -entre siete estudiantes más- cuando debió ser testigo del secuestro de ellos esa madrugada del 15 de Junio. Genoni dio testimonio en el Juicio por la Verdad el 11 de Octubre de 2000.

06. José Daniel Hilgert

Médico oriundo de Trenque Lauquen, también dará testimonio en base al secuestro de los tres estudiantes trenquelauquenses y de las demás circunstancias personales obrantes en los testimonios que constan en las causas 30/SU (declaración de fecha 07/11/79, ratificada el 01/03/80 en la seccional 2º de La Plata), 1637/SU (declaración de fecha 05/07/77) y 1940/SU (declaración del 22/03/85).

07. Jorge Jordán

Es Técnico agrónomo, residente de Trenque Lauquen (o 30 de Agosto). Vivía con Ricardo Sanglá, Rodolfo Pettina y Héctor Manazzi, también fue testigo del secuestro de ellos esa madrugada del 15 de Junio.

08. Julio César Lafit

En base a los datos aportados por contactos de Trenque Lauquen, el ingeniero Lafit no viviría en esa localidad, María Luisa López de Sanglá mencionó en el Juicio por la Verdad, el 13 de septiembre de 2000, que Julio César Lafit viviría en La Rioja. El único dato que este grupo de prensa posee sobre alguien con este nombre es el Jefe de Área de Recursos Humanos y Finanzas de la Policía de la Provincia de La Rioja, Comisario General, Ingeniero Julio César Lafit, cuyo teléfono de despacho es el 45-3941. Creemos que vive en el barrio YPF N° 2319 de esa ciudad capital.

De acuerdo a los datos aportados por la Fiscalía, el Julio César Lafit en cuestión sería el titular del DNI Nº 11. 831. 723, cuyas condiciones personales obran de los testimonios en las causas 30/SU (declaración de fecha 07/11/79, ratificada el 01/03/80 en la seccional 2º de La Plata), 1637/SU (declaración de fecha 05/07/77) y 1940/SU (declaración del 12/02/85).

09. Miguel Ángel Morán

Es médico y vive en su lugar de origen, Trenque Lauquen. Estaba en la casa la noche que secuestraron a Sanglá, Pettina y Manazi.

10. Juan Simón Pérez

Es abogado, está domiciliado en Trenque Lauquen, también fue testigo del secuestro de sus tres compañeros de vivienda. Las demás condiciones personales obran en los testimonios que constan en las causas 30/SU (declaración de fecha 07/11/79, ratificada el 01/03/80 en la seccional 2º de La Plata), 1637/SU (declaración de fecha 05/07/77) y 1940/SU (declaración del 12/02/85).

11. Mario O. Gómez

Lunes 3 de septiembre

Décimo quinta audiencia testimonial

1. Estela De la Cuadra

La testigo es parte de una familia diezmada por la más feroz dictadura de nuestro país. Héctor Baratti nació el 27 de marzo de 1949 en Ensenada, era obrero de la fábrica “Propulsora siderúrgica”; su pareja, Elena de la Cuadra, nació el 15 de junio de 1954, era maestra especial y estaba embarazada de cinco meses cuando ambos fueron secuestrados el 23 de febrero de 1977 desde un consultorio odontológico ubicado en calle 33 entre 24 y 25. El 16 de junio de ese año Elena ponía el nombre de Ana Libertad a la niña que había tenido mientras se encontraba secuestrada en la comisaría 5ª de la ciudad de La Plata; al cuarto día se la quitaron.

Esta es la parte de la historia que nos ocupa en el juicio a este cura represor, pero es justo recordar al resto de la familia de Estela De la Cuadra que permanecen desaparecidos. Roberto José De la Cuadra, secuestrado el 2 de Septiembre de 1976 en esta Ciudad; Gladys Dagan de De la Cuadra, esposa de Roberto José, secuestrada el mismo día que su marido y liberada 15 días después; José Fraire, hijo de Estela De la Cuadra y Gustavo Ernesto Fraire Laporte, secuestrado el 6 de Diciembre de 1977 junto a su padre; Raúl Gurz Pino, hermano del yerno de Alicia Zubasnavar de De la Cuadra (madre de Estela y Elena); Alicia Rodríguez Saenz de Gurz, esposa de Raúl Gurz, secuestrado en Mar Del Plata el 7 de Septiembre de 1977.

Estela De la cuadra nació en Sauce, Provincia de Corrientes, es laboratorista, está casada, domiciliada en la ciudad de La Plata. Dio testimonio en el Juicio por la Verdad el 16 de Junio de 1999 en el marco de la causa Nº 70 S/U de Elena de La Cuadra.

2. Segundo Ramón Álvarez

Es arquitecto, nació en la capital federal el 26 de septiembre 1956, actualmente está domiciliado en la ciudad de Necochea.

En junio de 1977 cinco personas llegaron a su casa buscando a María Paula, su hermana. Revisaron toda la casa, estaban presentes sus padres y su hermana mayor. Posteriormente, Segundo descubrió que hacía tres o cuatro días que estaba desaparecida, “o sea que la habían agarrado”.

Álvarez fue secuestrado el 28 de Junio de 1977 (legajo 3530, fs. 203/205), en momentos en que caminaba hacia su domicilio donde fue interceptado por cuatro personas vestidas de civil armadas, que lo introducen a la fuerza en un automóvil. Lo llevaron a un primer centro de detención, donde permaneció siete días detenido. Posteriormente lo trasladaron a la Comisaría 5ª, donde permaneció ocho días (desde el 04/ y hasta el 12/7 aproximadamente). Allí tomó contacto con Gustavo Pérez Monsalvez, Di Salvo, el “negro”, Ana María y su esposo.

3. Francisco Domingo Fanjul Mahia

Francisco Fanjul es un abogado de 56 años de edad, nacido en Godoy Cruz, Provincia de Mendoza, domiciliado en la ciudad de La Plata; hermano del detenido-desaparecido José Fanjul Mahia. Dió testimonio en el Juicio por la Verdad el 2 de Junio de 1999.

Su hermano desaparecido, José Fernando Fanjul era médico, tenía 24 años cuando fue secuestrado de una pizzeria ubicada en 2 y 49 de la ciudad de La Plata el 3 de Octubre de 1977 por personal armado que dependía del Ejército Argentino. Fue llevado a la comisaría 5ª de esta ciudad, donde estuvo hasta enero de 1978. De allí fue llevado con sus compañeros de celda a la Unidad Regional de la Policía, en 12 y 60. Hay testimonios que relatan que José fue torturado en ese lugar con una granada sobre su pecho.

Después fue llevado a la Brigada de Investigaciones, más tarde a Arana, lo volvieron a traer a la Comisaría 1ª y lo volvieron a llevar a Arana. Según algunas declaraciones en Arana fue asesinado.

Dicha circunstancia fue expuesta por su padre, el señor Francisco Fanjul en la audiencia y al declarar ante la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, refiriendo haber tenido contactos con su hijo mientras se hallaba privado de su libertad en distintos centros de detención en la Provincia de Buenos Aires. En tal sentido obran agregadas dos cartas remitidas por la víctima, donde informa sobre su situación pidiendo absoluta reserva.

Además del testimonio de su padre, obra agregada la causa Nº 132. 737 del Juzgado en lo Penal Nº 1 de La Plata, en donde lucen las declaraciones testimoniales de Cristina Bustamante -fs. 23-, Alberto Canciani -fs. 24 vta. -, Hugo Alberto Fernández -fs. 25 vta. – y Osvaldo Lovazzano -fs. 26- quienes permanecieron cautivos en la Comisaría 5ª de La Plata. Todos ellos reconocieron José Fernando Fanjul como una de las personas en su misma situación.

Cristina Gioglio declaró a fs. 25 vta. de las referidas actuaciones, haber visto a Fanjul Mahía cautivo en el Destacamento de “Arana”.

4. Miguel Ángel Laborde

Nació el 24 de enero de 1948, en Lomas de Zamora, es doctor en Ciencias Químicas y docente en la Universidad de Buenos Aires, se casó con Adriana Calvo, está domiciliado en la capital federal. El 1° de Marzo de 2000 dio testimonio en la causa 1671 de la Secretaría Única, caratulada: Iglesias, Juan Miguel. Laborde fue secuestrado el 4 de febrero.

5. Adriana Lelia Calvo

Nació en Banfield, está domiciliada en la localidad de Temperley. Se recibió de licenciada en Física en 1970 en la Universidad Nacional de La Plata y trabajó en el Departamento de Física de dicha universidad en docencia e investigación desde ese año hasta 1977, actualmente es docente de la Facultad de Ingeniería de la UBA y es una importante investigadora en el área de investigación de fluidos complejos en el Grupo de medios porosos del que es co-directora y profesora asociada de ese departamento, también responsable del libro “Desplazamiento de fluidos inmiscibles” (1993) bajo la dirección de la doctora Marta Rosen.

En 1972 se casó con Miguel Ángel Laborde, Doctor en Química, también docente e investigador de la Fac. de Ciencias Exactas.

Hay una causa abierta por su desaparición, la causa N° 2019/SU (incorporada al presente expediente), también otros testimonios obrantes en las causas Nº 1/SE (fs 1002/1021 del cuerpo 6), Nº 13/85 (Juicio a las Juntas Militares), y Nº 7 del registro del Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata (caratulada “Etchecolatz, Miguel Osvaldo s/privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos, homicidio calificado”), entre otras. Calvo ha sido citada para que deponga sobre la privación ilegal de la libertad de la víctima Héctor Baratti, con quien compartió el cautiverio en el CCD de la Comisaría 5º de La Plata.

Calvo había entrado en el séptimo mes de embarazo cuando alrededor de las 10 de la mañana del viernes 4 de febrero de 1977 entraron a su casa alrededor de diez hombres armados que decían pertenecer a la policía, revisaron toda la vivienda, dejaron su pequeño hijo al cuidado de un vecino, le ordenaron alzar sus documentos y acompañarlos.

Ya en la puerta, con los vecinos por testigos, la subieron a uno de los automóviles, la tiraron al piso, le pusieron una venda en los ojos, la esposaron con las manos atrás y la llevaron a la Brigada de Investigaciones de La Plata, ahí comenzó su infierno pero nada mejor que ella lo relate…

«…Yo fui interrogada esa misma noche del 4 de febrero, pero como fui una de las últimas decidieron dejarme para el día siguiente. Ya en ese interrogatorio que duró alrededor de media hora, alcancé a darme cuenta que la persona que preguntaba no tenía la menor idea de por qué estaba yo allí.

. . . .

Pasé todo el día siguiente sentada en el piso de ese hall y a la noche me pasaron a la celda que media aproximadamente 2 m por 1,50 m. La mitad estaba ocupada por un camastro de cemento y había adentro 4 mujeres más….

. . . .

… la prohibición de hablar era total y los guardias miraban cada 10 ó 15 minutos por la mirilla. Durante todo el tiempo se oían los gritos de los detenidos a los que estaban interrogando».

. . . .

… el 12 de marzo, Inés Ortega de Fossatti, otra detenida, inició su trabajo de parto. Nos desgañitamos llamando al “cabo de guardia” (así se hacía llamar). Pasaron las horas sin respuesta. Como yo era la única con experiencia la ayudé en lo que pude. Ella era primeriza y tenía 17 ó 18 años. Por fin, después de 12 horas se la llevaron a la cocina y sobre una mesa sucia, con la venda en los ojos y frente a todos los guardias, tuvo a su bebé ayudada por un supuesto médico que lo único que hizo fue gritarle mientras los demás se reían. Tuvo un varón el que llamó Leonardo. La dejaron 4 ó 5 días con ella en una celda y después se lo llevaron diciéndole que el Coronel quería verlo. Aparentemente alguien llenó una planilla con los datos del bebé….

. . . .

… el 15 de abril comenzó mi trabajo de parto. Después de 3 ó 4 horas de estar en el piso con contracciones cada vez más seguidas y gracias a los gritos de las demás, me subieron a un patrullero con 2 hombres adelante y una mujer atrás ( la que llamaban Lucrecia y que participaba en las torturas). Partimos rumbo a Buenos Aires, pero mi bebita no supo esperar y a la altura del cruce de Alpargatas, frente al Laboratorio Abbott, la mujer gritó que pararan el auto en la banquina y allí nació Teresa. Gracias a esas cosas de la naturaleza el parto fue normal. La única atención que tuve fue que con trapo sucio, “Lucrecia” ató el cordón que todavía la unía a mí porque no tenían con qué cortarlo. No más de cinco minutos después seguíamos camino rumbo a un teórico “hospital”. Yo todavía seguía con los ojos vendados y mi beba lloraba en el asiento. Después de muchas vueltas llegamos a la que después supe era la Brigada de Investigaciones de Banfield (pozo de Banfield). Allí estaba el mismo médico que había atendido a Inés Ortega de Fossatti. En el auto cortó el cordón y me subieron uno o dos pisos hasta un lugar donde me sacaron la placenta Me hicieron desnudar y frente al oficial de guardia tuve que lavar la camilla, el piso, mi vestido, recoger la placenta y, por fin, me dejaron lavar a mi beba, todo en medio de insultos y amenazas. Al entrar en el edificio me sacaron la venda de lo ojos diciendo que “ya no la hacía falta” por lo que todo lo demás fui viéndoles las caras…

. . . .

Allí, en Banfield, el régimen era mucho más estricto que en la comisaría 5a. de La Plata. Solamente salíamos de la celda para comer una vez cada dos días. En cada celda había 3 o más mujeres y el inodoro era una botella de lavandina cortada arriba. Yo conseguí que pusieran a Patricia Huchansky de Simón consigo y mi beba, y ella me ayudó mucho en los primeros días en los que los dolores del puerperio no me dejaban en paz. Ella me contó que pocos días antes había atendido el parto de María Eloisa Catellini. Aunque gritaron pidiendo ayuda lo único que consiguieron es que las dejaran salir el pasillo a las dos y les alcanzaron un cuchillo de cocina. Allí en el piso nació una hermosa beba a la que se llevaron unas horas después…

. . . .

Por fin, el 28 de abril, y estando de guardia el mismo oficial que me había hecho lavar el piso, recibió la orden desde La Plata de liberarme. Era evidente que este “señor” no estaba acostumbrado a liberar gente porque se puso muy nervioso….

. . . .

Me dijo que “no creyera todo lo que había visto y oído porque eso era para asustar un poco”. Esa misma noche me dejaron a cuatro cuadras de la casa de mis padres, con mi beba en brazos, vestida con camisón y ojotas, sin documentos y plagadas (las dos) de piojos. Prácticamente a la misma hora era liberado mi marido en La Plata».

La Asociación de ex detenidos desaparecidos tiene un trabajo de investigación de los Centros clandestinos de detención realmente extraordinario, por lo que presumiblemente Calvo, miembro de la AEDD, realice en su testimonio una explicación del funcionamiento de los Centros clandestinos del Circuito Camps este lunes. »

Jueves 23 de Agosto de 2007

Duodécima audiencia testimonial

Carlos Alberto Zaidman

Ex detenido. Es de La Plata. Fue detenido en su casa el11 de julio de 1977 junto a su padre que estaba de visita; el7 u 8 de agosto de 1977 fue liberado junto a otros dos muchachos y una chica cuyo novio quedó detenido, estuvo todo ese tiempo en la Brigada de Investigaciones de La Plata. Zaidman dijo en declaración testimonial en el Juicio por la Verdad (causa 913/SU) en septiembre de 2000, haber escuchado que habí­a una familia, integrada por un matrimonio y dos hijos. Supo, por ví­a auditiva, que Von Wernich hablaba con ellos y con los represores en varias ocasiones. Carlos Zaidman es querellante y testigo en esta causa.

José Maria Llantada

Ex detenido. En la declaración testimonial en el Juicio por la Verdad (causa N° 868/SU), agosto de 2000, José Marí­a Llantada declaró que lo privaron de su libertad de manera ilegal el 1° de julio de 1977 desde su domicilio de Diagonal 77 esquina 2, permaneciendo hasta el 8 de agosto del mismo año en la Brigada de Investigaciones de La Plata, con solo un í­nterin de dos dí­as en que lo llevaron a Arana. Relató también que en la Brigada tuvo contacto con Christian Von Wernich y que el sacerdote preguntaba a los detenidos “si habí­an aprendido la lección”. Y que pese a los pedidos de los detenidos, Von Wernich no dio aviso a los familiares.

Eduardo Kirilovsky

Ex detenido. Es licenciado en Geologí­a. Declaró el dí­a 21 de junio del 2000 en la causa Nº 924 que lleva su nombre en el Juicio por la Verdad.

Fue ilegalmente privado de su libertad el 1° de julio de 1977 y llevado a la Brigada de Investigaciones de La Plata. Afirmó haber sido torturado en ese lugar mediante golpes. Dijo también que fue torturado en el CCD que funcionaba en el Destacamento Policial de Arana, lugar al que llegó por “traslados breves”. Respecto de Von Wernich, pudo agregar que el sacerdote iba a la Brigada de Investigaciones de La Plata una o dos veces por semana con el fin de conversar con los detenidos. Kirilovsky atestiguó sobre la presencia de un bebé que, por versiones escuchadas en el CCD, era hijo de una joven detenida. Lo liberaron el 8 de agosto de 1977.

Marí­a Cristina Bustamante

Ex detenida domiciliada en la provincia de Córdoba. Declaró el 21 de abril de 2004 en el “Juicio por la Verdad” en el marco de la causa N° 1671/SU, caratulada “Iglesias, Juan Miguel”, que reconoció a Von Wernich entre los represores del Destacamento de Arana. En la causa 7/7768 el ex capellán fue procesado por este caso, pero con otras pruebas, dado que al momento de dictarse el procesamiento la ví­ctima no habí­a declarado aún ante la Cámara Federal del circuito. A fs. 2775 de autos obra la declaración en copias certificadas. Bustamante, quien por entonces estudiaba bioquí­mica en la Universidad Nacional de La Plata, refirió que fue secuestrada el 24 de septiembre de 1977 y que pasó por los centros clandestinos de detención que funcionaron en la Brigada de Investigaciones de La Plata (donde estuvo hasta el 5 de octubre), la Comisarí­a 5ª (donde permaneció hasta el 7 de febrero de 1978 y el Destacamento de Arana (hasta el 10 de marzo de aquél año). Indicó que mientras estuvo detenida en la Brigada y en la 5° fue llevada a la Unidad Regional La Plata, en 12 entre 60 y 61 de esta capital, donde fue sometida a sesiones de tortura. En lo atinente a la participación de Von Wernich en el martirio que vivió, la testigo señaló que en Arana reconoció entre sus compañeros de detención a José Francisco Fanjul, Alberto José Canziani, Zulema Leira, Marí­a Cristina Gioglio y Lidia Fernández.

Bustamante narró que en los primeros dí­as de marzo de 1978 llegó en auto al Destacamento de Arana un grupo de torturadores que comenzaron a torturarla. Dijo que Lidia Fernández le habí­a enseñado “un truco” (sic) por el cual contuvo la respiración y se mostró “mal” y descompuesta, con lo cual logró que dejaran de torturarla y que los represores se preocuparon. Según refirió, dijeron que se les iba a “armar fea” si le pasaba algo a ella. Luego de ese episodio, indicó, uno de los torturadores le dijo que iba a pasar a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y que fue precisamente el 10 de marzo cuando le confirmaron que la sacaban de Arana. Le dijeron: “Indudablemente te vas hoy porque vino el cura a verte”. En ese punto la testigo recordó que cuando habí­a estado detenida en la Brigada de Investigaciones de La Plata le habí­an preguntado qué culto profesaba, que respondió que era católica y que le repreguntaron si era practicante, a qué iglesias iba. Luego regresó a su relato sobre lo que estaba padeciendo en Arana y señaló que el cura que la fue a ver fue Von Wernich y que a él lo vio porque hizo que le sacaran el tabique, le dijo que se tení­a que olvidar de todo, que su detención habí­a sido una equivocación. Refirió además que el cura le dijo que “los caminos de Dios suelen ser así­ y que si querí­a ayudar a los pobres, me acercara a Cáritas” y que, tras ello, el sacerdote la despidió.

Explicó asimismo que Cristina Gioglio manifestó que quiso hablar con Von Wernich y que el sacerdote se negó a atenderla porque ella habí­a dicho que no era católica. Esa tarde, añadió, la trasladaron junto a Zulema Leira a un lugar que cree que era Quilmes. También refirió que el sacerdote estaba vestido con una camisa celeste oscura que tení­a el cuello blanco y que no le quedaban dudas de que se trató de Von Wernich, dado que con posterioridad lo pudo reconocer en la televisión y en fotos.

Marí­a Cristina Bustamante fue liberada en marzo de 1978, al cabo de ese perí­odo pasó por los centros clandestinos de detención: Brigada de Investigaciones de La Plata, Arana, Comisarí­a 5º de La Plata, Unidad Regional de La Plata y “Pozo de Quilmes” (Brigada de Investigaciones de Quilmes).

Jorge Orlando Gilbert

Ex detenido domiciliado en Capital Federal. Gilbert declaró en el “Juicio por la verdad” el dí­a 5 de diciembre de 2001 en la causa Nº 2057 caratulada “Zambano, Liliana Mabel”, así­ como también en el legajo Nº 349, anexo a la causa 1/SE. Su caso fue probado en la sentencia de dicho expediente (caso N° 64). Declaró que tuvo contacto directo con Von Wernich, que por ser oriundo de Concordia, Entre Rí­os, Von Wernich se interesó en conocerlo y conversar, declaró también que el sacerdote hací­a preguntas a los detenidos en el centro clandestino que funcionó en el Destacamento Policial de Arana.

Liliana Mabel Zambano

Ex detenida, domiciliada en la ciudad de La Plata, fue secuestrada el 30 de agosto de 1977 junto a Jorge Gilbert y Zacarí­as Moutoukias (residente en Francia, testimoniará el lunes 27), y llevados a la Brigada de Investigaciones Robos y Hurtos de La Plata. Según su testimonio prestado en la causa 2957/SU del “Juicio por la Verdad” ante la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata el 18 de abril de 2001, estuvo cautiva también en Arana y “Pozo de Banfield”. Fue liberada el 29 de octubre de ese año.

Jueves 16 de Agosto de 2007 – Undécima audiencia testimonial

Eva Marí­a Ruppert

Es oriunda de Guaymallén, Mendoza. Creó una organización de DDHH en EEUU, tuvo relación con Von Wernich y lo denunció como responsable de una agresión sufrida luego de sus encuentros con él.

Hay un hecho en relación a Ruppert que podrí­a hablar de otro papel desarrollado por Von Wernich, el de agente operativo de los servicios exteriores de inteligencia y represión de las dictaduras latinoamericanas imbricadas en la Operación Cóndor.

Relata Emilio F. Mignone en el Capí­tulo sexto de “Iglesia y Dictadura”

“Otro episodio dudoso en las actividades de Von Wernich es el de su estada en Nueva York a fines de 1978. Según sus manifestaciones se trasladó a esa ciudad con un contrato temporal con su arquidiócesis para atender pastoralmente a la comunidad hispanoparlante, instalándose en la parroquia de San Juan Crisóstomo, en Bronx. El caso es que en la causa “Lorusso” se presentó la ciudadana argentina Marí­a Eva Ruppert, residente en aquella época en dicha metrópoli. Entregó una carta de Von Wernich de fecha 27 de septiembre de 1978 por la cual éste se interesaba por conectarse con los exiliados argentinos vinculados a la revista Denuncia que realizaba una enérgica campaña contra la dictadura militar argentina.

Según el minucioso relato de la señorita Ruppert, Von Wernich se encontró con ella en repetidas oportunidades y ofreció su colaboración en las tareas vinculadas con la defensa de los derechos humanos en nuestro paí­s, expresando su deseo de “pasar a máquina y hacer un fichero ordenado con los datos de los ‘contactos’, tanto de Argentina como del exterior, de la organización con la que la deponente colaboraba”. Explicó que podí­a facilitar un aparato de trasmisión de onda corta y una fotocopiadora con igual propósito.

Como la actitud del oferente resultara sospechosa, resolvieron no aceptar sus servicios. En la causa arriba citada Von Wernich fue careado con la señorita Ruppert, manifestando no conocerla ni haber ofrecido colaboración alguna a organizaciones de derechos humanos, puesto que ello estaba al margen de su labor pastoral. Para los letrados que estuvieron presentes en dichas diligencias procesales no quedó ninguna duda que la testigo Ruppert decí­a la verdad”

Susana Aguad

Es cordobesa, en 1976 debió exiliarse hasta 1984, reside actualmente en Buenos Aires. Integró la Secretarí­a de Procedimientos de la CONADEP y fue Coordinadora de la Comisión de Trabajo para la Fundación del Museo de la Memoria en la sede de la ESMA.

En 1970 publicó junto con Daniel Moyano y otros autores “Memorias de pequeños hombres”, también publicó cuentos en diversas antologí­as editadas en Francia y Barcelona. En 1989 se editó su primer libro de cuentos, “Mundo peligroso”. En 1992 publicó la novela “Herrumbre y oro”. En la Colección Escritura de Hoy, el Grupo Editor Latinoamericano editó en 1999 su novela “Detrás del muro”. “Ayer”, su último libro, fue publicado por Editorial Biblos en 2006. Es colaboradora de la revista de cultura “Ñ”.

Aguad ha sido citada por pedido de la Fiscalí­a y APDH La Plata-CTA para que aporte precisiones acerca de las circunstancias en las cuales declararon los testigos, puesto que fue quien tomó declaración al policí­a Julio Alberto Emmed, según obra en el acta respectiva del legajo Conadep N° 683.

Rosa Graciela Castagnola de Fernández Mijide

Radicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Nació en Avellaneda en febrero de 1931. Se casó con el arquitecto Enrique Fernández Meijide siendo ambos muy jóvenes; tuvieron una hija y dos hijos. Ella trabajaba como profesora de francés cuando, en 1976, su hijo Pablo, de 17 años, fue secuestrado por la dictadura cí­vico-militar. Se estima una posible confusión; su novia de entonces, que desapareció con él, habí­a tenido una relación previa con un militante estudiantil del mismo nombre de pila.

Tras la desaparición de su hijo, Fernández Meijide se unió a las Madres de Plaza de Mayo. Exiliada en Montreal, se unió a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos para movilizar el apoyo internacional a esta causa. Una vez normalizada la situación en Argentina, formó parte de la CONADEP, encabezando la Secretarí­a de Recepción de Denuncias a partir de 1983, ha sido citada para que aporte precisiones acerca de las circunstancias en las cuales declararon los testigos.

Eugenio Ambrosio Lugones

Lugones conoció a Von Wernich en la pileta de natación del Ateneo de la Juventud a comienzos de la década de 1970, dice que algunos amigos le decí­an “El Cura”, otros “El Conde” o “El Duque”, “porque se notaba fácilmente que era una persona de mucho dinero… programamos -agrega- un viaje juntos a Rí­o de Janeiro, donde estuvimos cerca de quince dí­as en la época de los carnavales… en su coche particular tení­a una sirena, especialmente durante los años 76 al 78. Yo le pregunté por qué la tení­a y ahora me doy cuenta de que no era para abrirse paso y que no lo molestaran en la ruta como decí­a. Además de eso tení­a credenciales a nombre de otra persona con su foto y esto lo sé porque personalmente yo se las vi. Creo que el apellido que figuraba en esas credenciales de comisario de la policí­a de la provincia de Buenos Aires”.

Lugones fue citado a declarar por pedido de la Fiscalí­a, es de suponer que es por lo manifestado en la Causa N° 3/SE del Juzgado Federal Nº 3 de La Plata, el 15 de diciembre de 2005, quien comienza aclarando que la noche en que desapareció su hermano también desapareció la hija del Dr. Mignone. Y reseñó que:

“…conocí­a personalmente a Christian Von Wernich de la Fundación Ateneo de la Juventud de Buenos Aires, lugar al que iban muchos sacerdotes en los años 1974 a 1976. Que el dí­a que desapareció su hermano llamó por teléfono a Von Wernich, que era el cuñado del Coronel Morelli, jefe de Coordinación Federal quien murió poco tiempo después. Refiere que después, Von Wernich le mandó una carta, que se la dio al Dr. Mignone, el cual se conectó con el obispo Gilligam, de la diócesis de 9 de Julio. Ese obispo habrí­a hablado con Von Wernich y éste le habrí­a dicho que tení­a información sobre su hermano aunque no sobre la hija del Dr. Mignone. Que luego de la desaparición de su hermano volvió a tener contacto varias veces con Von Wernich en razón de que el dicente tení­a un local de espectáculos nocturnos que quedaba en Corrientes y San Martí­n, Capital Federal, al que Von Wernich concurrí­a y allí­ muchas veces charlaron sobre el tema de su hermano, pero le decí­a que no tení­a ningún dato. Después Von Wenich se fue a Estados Unidos y allí­ dejó de verlo. Expresa que Von Wernich le mostró distintas credenciales de Policí­a con su foto pero distinto nombre, una de ellas, de comisario.

Héctor Daniel Rossi

En el marco de la “causa Camps” Rossi declaró (fs. 6544) que el cura represor lo trasladó de Nueve de Julio a La Plata y que “en una o dos oportunidades” durante esos viajes Von Wernich le “comentó que era conocido de Camps y que en alguna oportunidad asistió espiritualmente a quienes participaban en los operativos”. Además, refirió que el sacerdote “le manifestó su antipatí­a hacia Eduardo Lugones, a quien conocí­a de la localidad de 25 de mayo”.

Lunes 13 de Agosto de 2007 – Décima audiencia testimonial

Rosa Haydee Carneyro

Es la esposa del ya fallecido Comisario Inspector de la Policí­a bonaerense, jefe de la patota de Arana y Jefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata Robos y Hurtos, Luis Héctor Vides (Lobo), padrino de bautismo de Mercedes Molina Galarza.

Adriana Idiart

Hermana de Cecilia Luján Idiart

Marta Idiart de Cabail

Carlos Girard

Era el novio de Cecilia Luján Idiart (foto). Cecilia nació en Agosto de 1955, era soltera, tení­a alguna dificultad para caminar, secuelas de una poliomielitis. Fue secuestrada alrededor de las 21 horas del 15 de diciembre de 1976, sacada de una vivienda de calle 13 entre 80 y 81 y permaneció con paradero desconocido durante siete meses. El 13 de julio de 1977 se comunicó telefónicamente con su familia y les dijo que estaba en la Brigada de Investigaciones de La Plata, a partir de ese momento pudieron ir a visitarla sin restricciones de dí­as ni horarios, allí­ su familia conoció al Sr. Páez, 1er Jefe de la Brigada; al Sr. Sbeda, 2° Jefe del lugar; Comisario Nogara,; al Sr. Maggi; al sacerdote: “Padre Christian” de la catedral de 9 de Julio, que visitaba semanalmente a Cecilia; al Capitán Assis y varias personas más.

En una oportunidad le dijeron a la familia que las averiguaciones arrojaban la seguridad de que Cecilia no habí­a tenido una participación que mereciera condena e iba a ser liberada, pero les aconsejaban que se fuera del paí­s por unos meses. Para mayor seguridad ellos le tramitarí­an los pasaportes y la acompañarí­an a embarcarse junto a los seis jóvenes que estaban con ella en la Brigada.

El martes 30 de Noviembre de 1977 su familia fue a visitarla y el Sr. Páez les respondió: “Recién la llevan”. Jamás volvieron a verla.

Adelina Dematti de Alaye

Mencionar que Adelina Dematti de Alaye es integrante del Consejo de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata y de su Mesa directiva, también fundadora de la APDH La Plata, nos da una idea de su lucha por la defensa de los Derechos Humanos, decir que además es Madre de Plaza de Mayo, ya queda definida su personalidad, su historia de lucha, su pasión y coraje, lo que nos ahorra mucha tinta y bites en escritura.

Tan solo queda agregar que es la mamá de Carlos Esteban Alaye (foto), un joven de 21 años que creció en Azul, donde ella, fue maestra del Jardí­n 901. Estaba casado con Inés Ramos quien estaba embarazada. Su hija Florencia nació después de su desaparición. Era estudiante de Psicologí­a, obrero metalúrgico, delegado gremial y militante de Montoneros.

Fue secuestrado el 5 de mayo de 1977 por fuerzas presumiblemente de la marina con personal civil perteneciente al agrupamiento CNU. Un grupo de personas armadas se apostaron en la cuadra de las calles Bossinga y México de Ensenada. A eso de las 19 horas, Carlos pasó en bicicleta, en camino del trabajo a su casa. Uno de los secuestradores lo paró y le pidió fuego. Al parar, Carlos lo reconoció y trató de escapar. De acuerdo a lo testimoniado por un vecino, Carlos Platz, en el Juicio por la Verdad, el 12 de Octubre de 2005, ahí­ lo balearon, lo tiraron en la caja de una camioneta y se lo llevaron.

Fue llevado al CCD “La Cacha”. Aparentemente estuvo allí­ por un tiempo antes de ser asesinado. La embajada de EEUU, a pedido del senador Tom Harkin, comunicó su preocupación al gobierno de Argentina quien negó que estuviera detenido.

Adelina es incansable. En La Plata es ciudadana ilustre. Y acaba de recibir una nueva mención: el Premio a la Trayectoria por Educación y Derechos Humanos. Se lo dio el Senado de la Nación el Dí­a Internacional de las Personas de Edad.

Adelina Dematti de Alaye en el Juicio por la Verdad, dio lectura a una carta que la señora Antonia Cifré de Idiart le envió con posterioridad al secuestro de su hija. Este Ministerio Publico solicita se pida a la señora Dematti de Alaye que aporte la carta manuscrita que obrarí­a aún en su poder.

Marí­a Inés Arbio

Era la esposa de Domingo Héctor Moncalvillo. El sábado 18 de diciembre de 1976 por la mañana su esposo salió en su automóvil a comprar el diario. En las inmediaciones del ferrocarril General Roca de La Plata fue secuestrado por personas que dependí­an operacionalmente del Ejército Argentino.

Ello se encuentra corroborado con los elementos de juicio que demuestran que la ví­ctima fue posteriormente mantenida en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de La Plata, perteneciente a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires.

Además, durante su cautiverio se hicieron gestiones ante autoridades en procura de la averiguación de su paradero y de su libertad.

En este sentido declaró en Causa 13/84 su padre, Domingo Moncalvillo, que junto con su nuera recorrieron distintas comisarí­as y a los dos o tres dí­as presentaron un recurso de hábeas corpus en el Juzgado Nº 5.

Por otra parte, con posterioridad a conocer el paradero de Domingo Héctor, y ante la noticia de que habrí­a partido hacia Uruguay, sus padres se trasladaron primero a la ciudad de Colonia, donde averiguaron en la oficina de Migraciones que alguien con el nombre de su hijo habí­a ingresado en la República del Uruguay, dirigiéndose posteriormente a Montevideo, donde no pudieron localizarlo. Ello es corroborado por Adelina Moncalvillo y Marí­a Grubert.

Por su parte, las gestiones ante autoridades militares se comprueban con la nota R.76.6049/188 del Ejército Argentino por la que se informo a Domingo Moncalvillo que su hijo no se encontraba detenido a disposición del Área Operacional 113. Dicha nota obra reservada en poder de ese Tribunal.

A Domingo Héctor Moncalvillo se lo mantuvo ilegalmente detenido en la Brigada de Investigaciones de La Plata, que pertenecí­a a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, y que dependí­a operacionalmente del Primer Cuerpo de Ejercito.

En este sentido, deben computarse los dichos de Maricel Marta Mainer, Marí­a de los Milagros Mainer, Domingo Moncalvillo, Adelina Moncalvillo, Marí­a Inés Arbio, Adelina González de Moncalvillo, Marí­a Grubert, Martí­n Osvaldo Galarza, Nicolasa Zárate de Salomone y Antonia Lugarda Cifre de Idiart.

Todos ellos son contestes en el sentido que vieron a Domingo Héctor Moncalvillo en el mencionado lugar.

Su esposa, Marí­a Inés Arbio, relató que ante la posibilidad de que su marido pudiera viajar a Brasil, fue a la Brigada de La Plata para que firmara dos poderes, por los cuales la autorizó a salir del paí­s con su hijo, y a retirar el automóvil, los cuales se hallan agregados a la causa.

Por su parte, el entonces Capellán de la Policí­a Christian Von Wernich declaró que Moncalvillo estaba entre los detenidos en la Brigada de La Plata. Ello se reafirma con la carta que aportó Adelina Moncalvillo, al declarar en la Audiencia, remitida por el mencionado.

Según declaran sus parientes, no obstante las averiguaciones realizadas en la Ciudad de Colonia, Uruguay, nunca más volvió a ser visto, ni se tuvieron más noticias de él.

Adelina Moncalvillo

Es hermana de Domingo Héctor Moncalvillo (foto), declaró en reiteradas oportunidades en la misma sala donde hoy se juzga al cura represor. Con precisión y claridad, quizás por su profesión de periodista, transcribimos un párrafo del testimonio que dio el miércoles 4 de Julio de 2001 en el Juicio por la Verdad, en la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata.

Y durante ese tiempo y recibí­an las visitas, porque estaban ellos ahí­ detenidos y con regularidad el Jefe de la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, que en ese momento era Ramón Camps visitaba el lugar y quien era nexo entre los presos y Camps, era un cura, sacerdote católico, Cristian Von Wernich, que supuestamente estableció una relación amistosa con los detenidos y quien fue el que les trasladó la, la comunicación de que ellos iban a salir del paí­s, en realidad, creo que lo primero que se dijo fue que les daban la opción de permanecer cinco años detenidos o de salir del paí­s.

“Cada dí­a abonábamos la sospecha de que el destino de ellos habí­a sido el peor, pero otro de los personajes en cuestión muy disfrazado de amiguista y de supuesto… este protector de los chicos era el cura Von Wernich y él fue otras de las personas con la que yo me comuniqué y me dijo lo mismo”.

“El supuesto traslado de estas siete personas al Uruguay, seis al Uruguay y una Chile, nunca se hizo. Los trasladaron en… el grupo que integraba mi hermano fueron en un auto y el dí­a anterior a los traslados hubo una reunión en la Jefatura de la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, entre los que estaba Emmed, y otras personas más que participaron, entre ellos estaban Etchecolatz y el cura Von Wernich y le preguntan a Emmed, si tení­a fuerzas suficientes, si creí­a que podí­a tener fuerzas suficientes en los brazos, como para poder llegado el momento desmayar de un golpe certero a una persona de sexo masculino, él le dijo que “por el espacio tan reducido, que creí­a que no” y entonces… estee, parece ser que la que le habí­an dicho es que no llevaran armas, que no portaran armas para no despertar sospechas en los detenidos, pero ellos confiesan que igual llevaron armas. Cuando llegaron a la altura de Gutiérrez, supuestamente para ir a Buenos Aires o al Puerto o al Aeropuerto, que era lo que Von Wernich siguió diciendo siempre que era a donde… como los habí­an trasladados, a unos en avión y a otro grupo en el Vapor de Carrera. Ehhh, al llegar a Gutiérrez se produce un episodio donde el golpe no fue certero, sacan una arma de guerra, se produce un forcejeo, hay un disparo, lo hieren, lo hieren en la cara, no lo matan, lo hieren y quién iba en el auto también era el médico Policial que habí­a participado, según testimonio propio de Emmed y después de otros testimonios que se conocieron, en muchos actos de torturas y represión que era el médico Berges”.

DR. REBOREDO.- De qué forma era la petición del dinero, la entrega…

ADELINA MONCALVILLO.- La entrega fue a Von Wernich, al cura, porqué a él, porque supuestamente él era el que estaba encargado de la tramitación de la documentación y demás gastos que ocasionaban estas salidas…

DR. REBOREDO.- Aja…

ADELINA MONCALVILLO.- Nunca nos especificaron muy bien qué. Tampoco tengo presente, no, no lo recuerdo cuanto fue la cantidad de dinero, pero sí­ sé por comentarios de los otros padres, de que ellos también habí­an aportado dinero, dólares concretamente…

DR. REBOREDO.- Y al propio Von Wernich…

ADELINA MONCALVILLO.- Sí­, porque él era el que instrumentaba todo esto para la salida…

DR. REBOREDO.- Y usted supone que Von Wernich… se repartí­a lo que él recaudaba, supone…

ADELINA MONCALVILLO.- No lo sé… DR. REBOREDO.- Es decir el que recibí­a el dinero de parte ustedes era Von Wernich…

ADELINA MONCALVILLO.- Exactamente…

“Von Wernich a posteriori dice ‘que él fue quién que los acompaño y los despidió’, ese es el testimonio que da él y también para agregara a esta, a esta lista de horror, cuando terminaron el episodio de la matanza, parece ser que este Emmed habí­a quedado tan impresionado de lo que habí­a pasado dentro de ese auto y después cuando los trasladaron y lo balearon y los quemaron, etc… que terminan de hacer su trabajo y parece ser que en la zona viví­a un Policí­a que estaba en todo éste grupo de, de operaciones y entonces los invita a que vayan a la casa ahí­ a lavarse y a cambiarse la ropa porque estaban todos manchados de sangre y que cuando terminan, se van al Departamento de Policí­a, a la Dirección de Investigaciones donde los estaba esperando Etchecolatz y Camps que ya se, que Von Wernich se habí­a tenido que cambiar también él de su ropa manchada y entonces dice que lo felicitó Etchecolatz por el operativo que habí­an hecho y la precisión con que se habí­a realizado, lo que parece ser que consideraban un operativo difí­cil y que Von Wernich fue él quien los bendijo y que las palabras textuales Von Wernich que él relata es que ‘lo felicitaba, que lo habí­an hecho por la patria y por Dios y que Dios estarí­a muy agradecido por lo que habí­an llevado adelante’”.

En el Juicio por la Verdad, el 22 de diciembre de 1999, Luis Eugenio Favero relató que Mario Mercader estaba herido de dos disparos de bala en los miembros inferiores y era el “mono” Moncalvillo quien, por ser estudiante de medicina, le hacia las curaciones en la Brigada de Investigaciones.

Un detalle menor: Durante el perí­odo de desaparición de Domingo Moncalvillo el automóvil, un Citroên, patente B 0.888.884 fue utilizado por un empleado de maestranza que viví­a en Quilmes, a mediados de marzo de 1977, por diligencias del comisario Nogara el automóvil fue recuperado.

Isidoro Nicolás Morettini

Oriundo de Gral. Pico, Provincia de La Pampa. Padre de Marí­a del Carmen Morettini (Mariel). Una joven estudiante de medicina, nacida en Capital Federal en Abril de 1956, que en 1976 estudiaba y residí­a en calle 2 N° 563 en la ciudad de La Plata junto a Silvia Iriart y Cecilia Angione. Mariel fue secuestrada el 30 de Noviembre de 1976 en la ciudad de La Plata por personas que dependí­an operacionalmente del Ejército Argentino.

Ello surge del indicio que se desprende de los dichos de su padre, en su declaración prestada en el Legajo Nº 002822 de CONADEP -Denuncia “M” 979/84-.

En dicha denuncia manifestó que su hija, en la fecha mencionada, fue detenida en la ví­a publica en la ciudad de La Plata y conducida a la dependencia policial ubicada en la calle 55 Nº 930 de aquella ciudad (Brigada de Investigaciones de La Plata). Este indicio se ve corroborado con el cuadro probatorio colectado, que demuestra que la ví­ctima fue alojada en dicha unidad policial.

Además, durante su cautiverio se hicieron gestiones ante autoridades en procura de la averiguación de su paradero y de su libertad.

A fs. 3 y 10 del legajo mencionado, obran agregadas sendas notas enviadas al señor Morettini por el Comisario General Etchecolatz y por el ex Capellán de la Policí­a Christian von Wernich, en contestación de gestiones realizadas ante ellos por el padre de la victima.

Por su parte, declaró que interpuso en la Provincia de La Pampa un recurso de hábeas corpus.

A Marí­a del Carmen Morettini se la mantuvo ilegalmente en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de La Plata, perteneciente a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, que dependí­a operacionalmente del Primer Cuerpo de Ejército.

En dicho lugar declararon haberla visto familiares de otras personas allí­ detenidas: Maricel Marta Mainer, Adelina Moncalvillo, Marí­a Inés Arbio, Adelina González de Moncalvillo, Martí­n Osvaldo Galarza y Nicolasa Zarate de Salomone.

En el mismo sentido declaró que se hallaba detenida allí­ el ex Capellán de la Policí­a Christian von Wernich.

Marí­a del Carmen Morettini permanece desaparecida, también las jóvenes que con ella viví­an.

En el mismo sentido declaró que se hallaba detenida allí­ el ex Capellán de la Policí­a Christian von Wernich.

Marí­a del Carmen Morettini permanece desaparecida, también las jóvenes que con ella viví­an.

Stella Marí­a Gómez de Garcí­a del Corro

Nicolaza Zárate de Salomone

Madre de Nilda Susana Salomone de Guevara (foto), una joven de 27 años, casada, estudiante de Cs. de la Educación en la Universidad de La Plata. El 15 de noviembre de 1976, en ocasión de ir al domicilio de su hija a llevar a su nena, se enteró por una vecina que habí­a entrado un grupo de militares y se la habí­an llevado. Dí­as después el marido de Nicolaza recibió comunicación de Nilda, quien se encontraba alojada en la Brigada de Investigaciones de La Plata, adonde fue a verla. A partir de allí­ tuvieron contacto continuo por carta y en el mes de abril de 1977 la fue a visitar.

Zárate de Salomone manifestó en Causa 13/84 que al enterarse de la desaparición de su hija volvió a Córdoba, donde residí­a, y realizó averiguaciones en el Tercer Cuerpo de Ejército donde no obtuvo ninguna respuesta. Escribió además varias cartas al Ministerio del Interior que no fueron contestadas.

Nilda fue vista en dicho lugar por familiares de los demás detenidos, por Adelina Moncalvillo, Marí­a Inés Arbio, Marí­a Grubert y Antonia Lugarda Cifre de Idiart.

Por su parte, el ex capellán de la Policí­a Christian Von Wernich declaró que Nilda Susana Salomone de Guevara se hallaba detenida en dicha unidad policial

Según los dichos de su madre, se le habí­a concedido una opción para salir del paí­s. A partir de entonces no volvió a ser vista, ni se tuvieron noticias de ella.

Jueves 9 de Agosto de 2007 – Novena audiencia testimonial

Maria Mercedes Molina Galarza

Liliana Amalia Galarza era oriunda de Godoy Cruz, Provincia de Mendoza, cursaba tercer año de Ingenierí­a Quí­mica en la Universidad de La Plata, trabajaba en Gas del Estado y era militante barrial. Fue secuestrada en horas del mediodí­a del 20 de Noviembre de 1976 en la ví­a pública -en calle 30 entre 43 y 44- para ser trasladada al centro clandestino de detención de la Brigada de Investigaciones de La Plata.

Ricardo Victorino Molina

Molina era delegado sindical de la fábrica de aluminios “Kaiser”, una de las que participó en la estatización de las deudas privadas, cuyos contadores – en relación de dependencia – efectuaban al mismo tiempo, certificaciones de la deuda externa como contadores independientes. Molina dio testimonio en el Juicio por la Verdad el 12 de Julio de 2000, contó las circunstancias de su detención ilegal, que comenzó el 14 de abril de 1977. Hasta fines de junio de ese año estuvo en el centro clandestino “La Cacha”, luego pasó por la comisarí­a 8ª de La Plata -donde fue “legalizado”- y más tarde estuvo a disposición del PEN en la cárcel de Olmos, lugar del que salió con “libertad vigilada” en noviembre de 1979.

Molina relató que fue detenido por un grupo de tareas comandado por “el Francés”, un represor al que hoy el testigo reconoció en una foto y cuyo nombre serí­a Raúl Fierro. Este general del Ejército fue quien le sacó la capucha antes de ser trasladado a la comisarí­a 8ª y le dijo: “Yo te detuve”.

El ex detenido dijo que en “La Cacha” estuvo todo el tiempo vendado y esposado con una cadena a la pared. “Una vez llegó una persona con ropas eclesiásticas, preguntó a cada detenido si era creyente y nos dio una medallita”, reseñó Ricardo Molina.

Fernando Tomás Galarza

Tí­o de Liliana Galarza. Falleció.

Juan Pedro Galarza

Es tí­o de Liliana Galarza, era quien junto a su esposa, fue muchas veces a visitar a Liliana a la Brigada. Difí­cilmente pueda presentarse a dar testimonio por su edad tan avanzada y su estado de salud.

Lucy Matilde Gómez de Mainer

Es la madre de Marí­a Magdalena (27), Pablo Joaquí­n (23), Maricel Marta (24), Juan Cristóbal (14) y Marí­a de los Milagros. Lucy Gómez de Mainer estuvo secuestrada como así­ también cada uno de sus hijos, uno de sus yernos, Ramón Baravalle, otros familiares y hasta amigos de sus hijos como es el caso de Alejandro Horacio Garcí­a Martegani, amigo de Pablo Joaquin, hasta el momento desaparecido. Todos secuestrados en septiembre de 1976.

Maricel Marta Mainer

Hermana de Marí­a Magdalena, Pablo Joaquí­n, Juan Cristóbal y Marí­a de los Milagros. Fue secuestrada el 28 de septiembre de 1976, cuando su casa “fue bombardeada”. Allí­ secuestraron también a su madre, a su hermano Juan Cristóbal, que en ese momento tení­a 14 años, y a su entonces marido, Ramón Baravalle.

Maricel dio testimonio en el Juicio por la Verdad el 15 de Agosto de 2001. En esa oportunidad relató haber sido llevada al Regimiento de Campo de Mayo, alojada por veinte dí­as en un lugar que describió como “nichos en los que no podí­amos estar más que sentados, atados a la pared”. “El lugar olí­a a cemento fresco, como si fuese nuevo”, describió y más tarde agregó que “poní­an a Beethoven cuando torturaban”. Luego, la trasladaron al edificio de Coordinación Federal en Buenos Aires, y a los diez dí­as fue liberada.

Su madre y su hermano, no corrieron igual suerte. Lucy Gómez estuvo detenida dos años más y Juan Cristóbal, cuatro. Estuvieron en la Cárcel de Devoto y en la Unidad 9 de La Plata, respectivamente.

Testimonió también frente a los jueces de la Cámara Federal que en diciembre de 1976 pudo visitar a sus hermanos, que hasta el momento estaban desaparecidos, en la Brigada de Investigaciones de esta ciudad, primer destino de las personas secuestradas durante la última dictadura militar.

Marí­a de los Milagros Mainer

Hermana de Marí­a Magdalena, Pablo Joaquí­n, Maricel Marta y Juan Cristóbal. No fue secuestrada porque el dí­a que se llevaron a su madre y su hermano de 14 años, Juan Cristóbal, de su casa ella estaba en la escuela. Concurrió a la Brigada de Investigaciones de La Plara a visitar a sus hermanos en tres oportunidades, dos junto a su hermana, Maricel, y una junto a su tí­a.

Lunes 6 de Agosto de 2007 – Octava audiencia testimonial

Bueno, este señor me dice, que pensás hacer con la sociedad si algún dí­a salí­s de acá, le digo yo voy a salir pronto de acá porque yo se que no le hice mal a nadie, aha… y si salí­s, qué le vas a decir a la gente, que es donde estuviste, que estuve preso, y preso ¿por qué? Y aparentemente preso polí­tico, pero no se porque, porque no tengo militancia polí­tica, así­ que será por error de los hombres, porque si hay alguien que me puede juzgar es su Jefe, pero su Jefe el de arriba, no su Jefe de acá, porque aparte usted no es cura, usted es militar, se me rió, si es militar usted no es cura, es Capellán, si, si, soy Capellán, soy militar, pero también soy cura me dice, y que le vas a decir a la gente…

Rubén Schell, Juicio a las juntas, 1985

Hay dos ex detenidos que fallecieron de los ocho citados a dar testimonio para el lunes.

Rubén Fernando Schell (Legajo N° 2825)

Tiene 52 años, de profesión Cartero, gasista y plomero. Fue secuestrado en Temperley, camino del almacén a su casa el 12 de noviembre de 1977 en horas del mediodí­a por un grupo de entre 12 y 15 personas de civil, “bastante mal vestidos, barbudos, pelo largo” y llevado a la Brigada de Investigaciones de Quilmes.

…nos habí­an puesto lo que ellos decí­an un nombre de guerra, y a mi me pusieron el “Alemán”, entonces vienen y me buscan y me dicen “bueno Alemán vení­ que te vamos a tabicar, te vamos a poner los ganchos que vas a ir a ver al “COCO”, que era el Coronel, según ellos, me hacen bajar las escaleras esas, me hacen subir las escaleras de madera y me llevan a una oficina que tení­a el piso machimbrado, me hacen parar, sentí­a un aire que vení­a de una ventana o algo así­, y me empieza a interrogar, a qué parte de la organización Montoneros pertenecí­a, le vuelvo a decir ninguno, a qué gente conocí­a, nombro los mismos que nombré en un principio cuando me detienen, y qué tareas tengo que realizar, le vuelvo a decir que ninguna, que yo no tení­a militancia ninguna y así­ en un gesto amistoso o paternalista me dice, flaco, decí­me una, vos con esa pinta tenés que ser SS, ¿qué haces entre esta manga de negros? Yo estaba con una remera de mangas corta y con las esposas puestas y yo en mi antebrazo izquierdo tengo tatuadas unas cruces esvásticas justamente, cosa que me hice cuando chico, entonces me animo y busco de mostrárselas, entonces me palmea la espalda no, “Alemán caramba” y dice “a éste a partir de ahora me le dan bien de comer” y efectivamente así­ era, cuando habí­a un pan de más o por casualidad habí­a un pedazo de carne, ese pedazo de carne era para mí­, me dejan ir al calabozo y de nuevo a la misma monotoní­a de siempre.-

Lo liberaron el 21 de Febrero del 78’, doce dí­as después de conversar con “el capellán”.


Jorge Alberto Allega

Nació en Capital Federal hace 58 años. Fue secuestrado el 9 de junio de 1977 en la fábrica Selene, lugar donde trabajaba. Estuvo en “El Atlético” hasta fines de Septiembre de 1977 que es llevado a Puesto Vasco, lugar donde lo tienen hasta aproximadamente el 8 de Octubre para ser trasladado a Pozo de Quilmes hasta enero 78’ y lo regresan a Puesto Vasco por un tiempo aproximado de un mes, de ahí­ lo llevan nuevamente al Pozo de Quilmes hasta mediados de Abril que es trasladado al “Banco”, lugar donde permanece hasta el 10 de Julio de 1978, fecha en que lo liberan.


Alberto Osvaldo Derman

Tiene 60 años. Era trabajador en Astilleros Naval Rí­o Santiago y delegado sindical de una sección. El 24 de marzo del 76 no habí­a ido a trabajar por una circunstancial dolencia, por la tarde un compañero de trabajo fue a visitarlo a su casa y recomendarle no volver a trabajar, porque los Marina de Puerto Madryn, habí­an copado el Astillero y se habí­an llevado casi la totalidad de los delegados, por lo que seguramente lo estarí­an buscando.

Oyó su consejo, hizo abandono de su trabajo y se mudó a la casa de un amigo junto con su esposa donde vivió un par de meses para mudarse después a la localidad de Ranelagh. El 6 de diciembre del 1977, al año y medio de vivir ahí­, irrumpieron en su casa civiles armados y lo secuestraron, junto a su esposa; Es llevado a la Brigada de Quilmes aproximadamente hasta el 28 de marzo del 78’ cuando es trasladado a la comisarí­a 8ª, lugar donde leyó un diario donde decí­a que por decreto 975/78 era puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, así­ permaneció hasta el 28 de Diciembre del 82.

La tortura ya era conocida

Dí­as antes de este secuestro, Derman estaba buscando una guarderí­a para su hijo. Fue a una que se hallaba a media cuadra del Hospital de Quilmes donde le indicaron que no atendí­an niños tan pequeños, pero le dieron el nombre y dirección de otra guarderí­a, indicándole como llegar.

Al salir de allí­ pasó por un edificio con una valla en un lugar aparentemente inexplicable, vio un puesto de vigilancia, un guardia de civil armado con fusil… Era una institución oficial evidentemente. Tanto miró el lugar que fue detenido al instante y puesto en lo que llamaban “perí­odo de ablandamiento”, cada 10 minutos le preguntaban su nombre, su dirección… Luego de dos horas lo hicieron desnudar y lo ataron con tiras de goma de pies y manos a una especie de camastro y lo torturaron con electricidad preocupados por su insistencia en observar el lugar y los movimientos. Por temor a que fueran a buscar a su esposa y los niños, Derman mintió en todo y pudo mantenerse en sus dichos por un tiempo aproximado de dos horas de tortura, dijo que era soltero, que habí­a pasado por ahí­ circunstancialmente porque tenia una cita con una chicas, que viví­a en una pensión de Avellaneda. Después del interrogatorio lo abandonaron tabicado en algún otro lugar, ahí­ pudo notar que aunque estaba solo no estaba alejado de otras personas, oí­a quejidos y llantos casi inaudibles, también pudo apreciar que las torturas eran permanentes, es decir torturaban dí­a y noche a los detenidos. Así­ estuvo dos dí­as hasta que lo liberaron. Cuarenta dí­as después fue secuestrado por quienes lo buscaron por un año y medio.

Alcides Antonio Chiesa

Nació en Capital Federal en el año 1948. Es realizador cinematográfico, dirigió “Amigomí­o” (1994), Apuntes de un viaje al Iberá (1991), Desembarcos (1989). Guionista de pelí­culas como La amiga (1989) entre otras.

En 2001, dio testimonio en el Juicio por la Verdad en La Plata, por entonces viví­a en Madrid, España; y era secretario general de la Asociación Argentina Pro Derechos Humanos, hoy vive en la localidad de Quilmes.

Alrededor de las siete de la tarde del 15 de octubre de 1977, se encontraba en la casa de su padre, en la calle República del Lí­bano al 400 de la localidad de Quilmes. Personas armadas que dependí­an operacionalmente del Ejército Argentino lo sacaron, lo subieron a un automóvil y lo trasladaron a la Brigada de Investigaciones de Quilmes (Pozo de Quilmes).

Pasó por Puesto Vasco y la Brigada de Investigaciones de Quilmes (Pozo de Quilmes) repetidas veces hasta que el 11 de mayo del 78’ lo llevaron a la Subcomisarí­a de Echenagucí­a, ahí­ estuvo hasta el 25 de Mayo desnudo, sin colchón ni manta y sin que le dieran comida ni agua, sobrevivió esos 14 dí­as por la caridad de dos policí­as alojados en la celda contigua, presos por delitos comunes.

En Octubre de 1978 lo trasladaron a La Plata, en marzo de 1980 lo trasladaron al Penal de Rawson donde permaneció durante nueve meses, ya “legalmente preso”, el 30 de diciembre del 80 lo llevaron nuevamente a La Plata y en julio del 81 le dieron la libertad vigilada hasta fines de enero del 82’.

Por Decreto N° 1613 del 18 de julio de 1978 Chiesa fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. El Jefe de Policí­a de la Provincia de Buenos Aires informó a la CONADEP, con fecha 18 de abril de 1984, lo siguiente: «No se ha podido establecer que existan constancias de que Alcides Antonio Chiesa haya sido alojado en alguna oportunidad en la Comisarí­a de Quilmes, Sección 2ª (Bernal); sí­ en cambio en la Subcomisaria de Villa Echenagucí­a, ya que consta en el Libro de Entrada y Salida de Detenidos, al Folio 34, Orden N° 17, el ingreso de Alcides Antonio Chiesa, con fecha 16-06-78 procedente del Área Militar 112 y su remisión el 6-1G78 al Instituto de Detención (Unidad 2) de la Capital Federal, a disposición del Poder Ejecutivo Nacional».

Alcides Santiago Chiesa

Falleció. Padre de Alcides Antonio. Fue privado de su libertad el dí­a 15 de octubre de 1977 en su domicilio, ubicado en la calle República del Lí­bano 426 de Quilmes, Provincia de Buenos Aires, por personas armadas que dependí­an operacionalmente del Ejército Argentino.

El secuestro fue junto a su nuera, Norma Ester Leanza de Chiesa. Ambos relatan que ese dí­a, tras la detención de su hijo Alcides Antonio y al regresar de buscarlo en las comisarí­as de la zona, encontraron en su domicilio un grupo de personas armadas quienes, tras revisar la casa, se llevaron a ambos en el automóvil Citroën de propiedad de su hijo, con los ojos vendados.

A Chiesa se lo mantuvo clandestinamente en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de Quilmes (Pozo de Quilmes) y en la Comisarí­a de Don Bosco (Puesto Vasco), pertenecientes a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires y que dependí­an operacionalmente del Primer Cuerpo de Ejército.

Durante todo el tiempo que duró el cautiverio se le impusieron condiciones inhumanas de vida y alojamiento pero no fue torturado. Recuperó su libertad el dí­a 15 de diciembre de 1977.

Norma Esther Leanza

Esposa de Alcides Antonio Chiesa, fue secuestrada junto a su suegro, desde el mismo lugar, fecha y circunstancias. Se encuentra acreditado en Causa N° 13 que a Norma Leanza de Chiesa se la mantuvo clandestinamente en cautiverio en “Pozo de Quilmes” y en “Puesto Vasco, que dependí­an operacionalmente del Primer Cuerpo de Ejército.

En Pozo de Quilmes compartió su cautiverio con Alberto Felipe Maly, Rubén Schell, Alberto Osvaldo Derman y Jorge Alberto Allega. Recuperó su libertad el dí­a 18 de abril de 1978.

En su testimonio en el Juicio por la Verdad de La Plata (Causa Nº 883/SU, 15 de agosto de 2001) aportó datos importantes sobre mujeres que hoy permanecen desaparecidas, contó que en el caso de la detenida uruguaya Mary Artigas de Moyano, que se encontraba embarazada, “la vení­a a ver alguien que le decí­an Saracho y que digamos que vení­a a atenderla. En ese momento la atendí­an, le traí­an fruta, leche

Mary habrí­a sido trasladada al “Pozo de Quilmes” dos veces. La primera habrí­a sido unos dí­as de enero de 1978, y la segunda vez es en febrero, cuando estaba de seis meses, con el traslado grande del contingente de uruguayos al Pozo. Allí­ es vista por Norma Esther Leanza de Chiesa, y aún permanece en Quilmes cuando ésta es liberada, el 18 de abril de ese mismo año.

Alberto Cruz Lucero

Su privación ilegal de la libertad en el Pozo de Quilmes fue acreditada en el caso 70 de la sentencia de la causa 1/SE. Lucero fue secuestrado el 23 de noviembre de 1977 y estuvo detenido ilegalmente en el Pozo de Quilmes entre esa fecha y el 8 de diciembre del mismo año, según su propia declaración (fs. 47/48 y las de Felipe Favazza, Rubén Schell (fs. 24), Alcides Chiesa (fs. 56), Alberto Maly (fs. 54 vta.) y Juan de Dios Echeverrí­a (fs. 2014 de las actas mecanografiadas de la causa 1/SE).

Alberto Felipe Maly (conadep: Legajo N° 836, en Cámara Federal: N° 2.282)

ació en Avellaneda, en 1933. De profesión electricista industrial, trabajaba en el mantenimiento de la fábrica SAFRAR (Sociedad Anónima Franco Argentina de Automotores), más conocida como la fábrica Peugeot, en Ruta Nac. 2 km 37,5 de Berazategui. Al momento de dar testimonio en el Juicio por la Verdad en La Plata estaba jubilado y radicado en Tandil.

Alberto Maly estuvo en cautiverio desde el 16 de septiembre de 1977 hasta el 28 de septiembre de 1979, fecha en la que pudo viajar a Alemania para exiliarse. Maly falleció en Julio del año pasado.

Jueves 26 de Julio de 2007 – Séptima audiencia testimonial

“No era un sacerdote que nos preguntaba sobre el alma. Preguntaba por cosas concretas. (…) Nos decí­a que todos los ejércitos tienen sacerdotes en sus filas”

Testimonio de Osvaldo Papaleo en el Juicio por la verdad

Están llamados a dar declaración testimonial:

Osvaldo Papaleo
De profesión periodista, fue secretario de Prensa del derrocado gobierno de Marí­a Estela Martí­nez de Perón. Fue secuestrado el 25 de Marzo de 1976 y estuvo desde el 19 de abril en “Puesto Vasco” hasta Octubre de 1977.

Lidia Elba Papaleo
Psicóloga de profesión, casada con David Graiver desde 1974. Fue secuestrada el 14 de Marzo de 1977.

Hubo detenidos, juzgados y encarcelados por los tormentos que sufrió, junto a otros detenidos, como fue a raí­z de la Causa Camps, El médico Berges y Norberto Cozzani. En base a sus dichos, del grupo Graiver y de otros secuestrados, la Cámara concluyo: “Pocas veces podrá encontrarse prueba más completa en un asunto de esta í­ndole“.

Gustavo Caraballo
De profesión abogado, fue secuestrado el 1 de abril de 1977, en 1974 fue secretario General de la Presidencia de Juan Domingo Perón.

El 13 de marzo de 2002 dio testimonio en el Juicio por la Verdad en la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, donde aportó todo tipo de datos, desde los $ 700.000 del rescate por la liberación de Perrota, el millón y medio de dólares por el de Calif, hasta haberlo visto a Menem jugando paleta en Magdalena.

Pedro Goin
Vive actualmente en Pigí¼e, fue Ministro de Asuntos Agrarios bonaerense. Fue secuestrado de su domicilio en Pigí¼é por un grupo de tres personas armadas, vestidas de civil, que se identificaron como personal del Ejército.

Hay más información en la declaración que prestó el 6 de septiembre de 2000 en el Juicio por la Verdad en la Cámara federal de Apelaciones de La Plata.

“Supe que me andaban buscando, porque varios compañeros de gabinete que yo conocí­a habí­an sido secuestrados, y me enteré de que también preguntaban por mí­“, señaló.

Goin no comparecerá a prestar declaración testimonial ante el Tribunal Federal N° 1 por encontrarse inhabilitado debido a una enfermedad.

Rodolfo José Iaccarino
Empresario de la ciudad de La Plata, fue secuestrado el 4 de noviembre de 1976 en Santiago del Estero, estuvo en la Brigada de Investigaciones de Santiago del Estero, con su hermano Carlos hasta el 16 de Noviembre de ese año; luego estuvo cautivo en varias comisarí­as, la X Brigada, COTI Martí­nez, Brigada de Lanus, Unidad Penitenciaria N° 9.

Su historia, junto a la de sus dos hermanos, Carlos y Alejandro es como la de muchos otros. No fueron secuestrados por una “cuestión polí­tica”, sino para apoderarse de parte de su patrimonio. Ver declaración del 27 de Julio de 2005.

Estando cautivos en el centro clandestino “El Infierno” fueron visitados por el titular del Juzgado Federal N° 2 de La Plata, Leopoldo Russo. El juez concurrió al lugar para indagarlos, acompañado de su secretaria, Ana Beatriz Aparicio, quien después fuera jueza del Tribunal Oral Federal N° 1 de esta ciudad.

Aparicio renunció para acogerse a los beneficios de la jubilación poco después de que su intervención en “El infierno” de Lanús fuera hecha pública en el juicio por la verdad por los hermanos Iaccarino.Hoy el mismo tribunal que integraba esta jueza está juzgando a Christian Federico Von Wernich.

El ex magistrado Leopoldo Russo acusó a los presentes – en la misma sala donde hoy se juzga al cura represor – de “Mentirosos y comunistas”, tras un careo con la madre de un desaparecido y minutos antes de morir en la explanada de este edificio en noviembre de 2002. Ver informe

Alberto Bují­a
En 1974, Alberto “Negro” Bují­a, peso pesado de la derecha peronista, era secretario privado del ex tesorero de la Unión Obrera Metalúrgica y por entonces gobernador de la Provincia de Buenos Aires Victorio Calabró.

En una época signada por la violencia, es surtida la referencia bibliográfica donde se señala que Bují­a participó en enfrentamientos, emboscadas, aprietes, etc. Hasta que durante la dictadura terminó preso bajo los cargos de “homicidio, asaltos varios y distribución de drogas en el sur del conurbano”. Los militares lo detuvieron por un par de meses, hasta que en julio de 1977 lo liberaron y, ante la negativa de ayuda por parte de Calabró, Bují­a pidió amparo a Duhalde. Ese serí­a el comienzo de una relación estrecha y duradera. (La Nación, 13 de diciembre de 1998)

En septiembre de 1989, durante un viaje de Menem a Yugoslavia, Duhalde quedó a cargo de la Presidencia. En esos dí­as estampó la firma, junto al ministro de Economí­a, Néstor Rapanelli, en el decreto 642 con la designación de Ibrahim Al Ibrahim (concuñado del ex presidente Menem, de origen sirio, que solo podí­a balbucear un “gracias”) como asesor especial de la aduana en el aeropuerto de Ezeiza.

Durante una entrevista con medios argentinos y españoles, Al Ibrahim “quien vive refugiado en Damasco desde que se convirtió en un prófugo de la justicia argentina y española”, aseguró que “Duhalde era uno de los funcionarios de gobierno que más favores me pedí­a en la aduana”.

Eran los dí­as en que la ex primera dama, Zulema Yoma, declaraba a boca de jarro: “Si quieren saber sobre las drogas pregúntenle a Menem y a Duhalde”. Y Duhalde le encargaba a su lugarteniente Alberto Bují­a retirar maletas o bultos que pasaban sin abrir por los controles de la aduana en el aeropuerto.

Diez dí­as antes de que la jueza Marí­a Romilda Servini de Cubrí­a iniciara las indagatorias por esa causa, conocida como el “Narcogate”, Alberto Bují­a, uno de los hombres de confianza de Duhalde, emisario ante Al Ibrahim y quien desde 1982 llevaba extraños paquetes a las familias Romero y Saadi, en las provincias de Salta y Catamarca, respectivamente, morí­a en extrañas circunstancias.

Durante el mediodí­a del 16 de marzo de 1991, su moto chocó de frente contra una camioneta, a metros de la intendencia de Lomas de Zamora. Según algunos amigos del Negro, éste estaba desbordado por el alcohol y enfiló en contramano por la citada calle. Según testigos del hecho, fue la camioneta la que se abalanzó sobre él.

Después de esta audiencia habrá receso de invierno hasta el próximo

Lunes 23 de Julio de 2007 – Sexta audiencia testimonial

Eva Gitnacht de Graiver

Esposa de Juan Graiver y mamá de David e Isidoro.

Enrique Brodsky

Suegro de Isidoro Miguel Graiver.

Lidia Haydee Brodsky de Graiver

Hija de Enrique Brodsky y esposa de Isidoro Miguel Graiver.

Juan Graiver

Casado con Eva Gitnacht y padre de dos hijos, David e Isidoro. Murió en 1989.

Isidoro Miguel Graiver

Hermano menor de David. Fue secuestrado el 17 de Marzo de 1977 desde el domicilio su madre. Fue trasladado a Puesto Vasco donde estuvo alrededor de 20 dí­as en condiciones infrahumanas en trato, alojamiento, atención médica y alimentación. Ahí­ fue torturado mediante golpes, picana y coacción moral.

En puesto Vasco pudo escuchar las torturas de Juan Graiver, Lidia Papaleo, Silvia Fanjul, Lidia Gesualdi, Jorge Rubinstein; e identificó a Francisco Fernández Bernárdez, Jorge Raúl Rodrí­guez, Ricardo Perera, Ernesto Estrada, Ricardo Bertoldi, Martí­n Aberg Cobo, Horacio Rodrí­guez Larreta, Miguel de Anchorena, Carlos Parissier, Mariano Montemayor, Jesús Hipólito Paz. Entre sus torturadores reconoció a Camps, Rodrí­guez Varela y Cosan.

Aproximadamente el 5 de Abril fue trasladado a Pozo de Banfield con similares condiciones de detención. Tiempo después fue incluido en las llamadas “Actas institucionales”, junto a varios miembros de la familia, también fue notificado de su puesta a disposición del preventor militar, bajo la intervención del general de Brigada (nov74 a dic76) Oscar Bartolomé Gallino, más tarde gobernador de la Prov. De Bs As a partir del 29 de Marzo de 1981.

David “Dudi” Graiver

El empresario de 35 años, dueño de bancos y sociedades en Argentina, Bélgica y Estados Unidos por un valor aproximado a los 200 millones de dólares, falleció el 7 de Agosto de 1976 al colapsar el avión privado que lo transportaba desde Nueva York a Acapulco. Aunque los responsables de la investigación lo definieron como un accidente debido a un incomprensible error de los pilotos “ambos veteranos de Vietnam-, el periodista y escritor argentino, residente en Bélgica, Juan Gasparini funda en su libro “El crimen de Graiver (1990, reeditado ahora como ‘David Graiver. El banquero de los Montoneros’)” la hipótesis de un atentado perpetrado por organismos de seguridad de los Estados Unidos.

Omar Amilcar Espósito

Desde 1969 hasta 1974 fue Director/Secretario en el banco Comercial de La Plata. Desde Marzo de 1974 pasó a ser presidente de dicho Banco hasta 1976. Asimismo fue Presidente de Complat.

Silvia Cristina Fanjul

Según testimonio del 5 de Mayo de 2004 en el Juicio por la verdad. Era empleada de Isidoro Graiver, encargada de “la caja y el manejo de los fondos”, fue secuestrada el 14 de marzo de 1977 por un grupo de personas de civil fuertemente armadas, quienes se identificaron como fuerzas de la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, presentándose en las oficinas del Sr. Graiver preguntando por Lidia Papaleo de Graiver e Isidoro Graiver. Desde estas oficinas la trasladaron a un lugar que luego identificó como Puesto Vasco y que era como un chalet, donde fue sometida a torturas mediante la aplicación de picana eléctrica, siendo interrogada acerca de las actividades de la Empresa Graiver Asociadas S.A., procedimiento que se repitió en otra oportunidad. Permaneció detenida en este espacio hasta el 5 de abril de 1977 cuando fue trasladada al Área Metropolitana de Banfield, y luego estuvo detenida en numerosos lugares hasta el año 1982, cuando fue dejada en libertad.

Dante Marra

Fue privado de su libertad de su domicilio particular el dí­a 12 de marzo de 1977, en horas de la noche, por personal policial vestido de civil, fuertemente armado, quienes se moví­an en cuatro patrulleros. Señaló en testimonios anteriores que fue llevado a la seccional novena de La Plata, donde permaneció por el lapso de treinta dí­as, para luego ser conducido a Puesto Vasco. Recordó de allí­ los ruidos de un tren y afirmó haber sido atado de pies y manos y, vendado y desnudo, sometido a la aplicación de picana eléctrica más de una vez, siendo amenazado e insultado mientras era interrogado acerca de vinculaciones con el grupo Graiver.

Jueves 19 de Julio de 2007 – Quinta audiencia testimonial

Citados para esta jornada:

Juan Destéfano

Fue secretario de la UOM de Avellaneda y miembro del consejo directivo de la CGT en los 60, también

“En la celda contigua se encontraba detenido Benjamí­n Taub junto con su hijo y un empleado de Taub al que llamaban ‘el turco’. Durante ese tiempo tení­amos que trasladar a Benjamí­n Taub tirando de una manta porque estaba imposibilitado por su peso y una lesión cerebral, ocasionada por las torturas”.

Alcides Santiago Chiesa, en fs. 1/12 del legajo N° 97 de la causa 3/SE

Detenido por miembros del Ejercito durante la tarde del 7 de septiembre de 1977 en la agencia de cambios “Brasilia” que funcionaba frente al hotel “Liberty”, en Corrientes y Florida, ambos comercios de su propiedad, conducido a la Brigada de Investigaciones de Quilmes donde estuvo unos quince dí­as, ahí­ al “Pozo de Banfield” (diez dí­as), luego en una dependencia policial de Avellaneda (unos quince dí­as), después derivado a COTI Martí­nez, el 10 de diciembre de 1977 es internado en el hospital “Profesor Bernardo Houssay” por “Diabetes, polineuritis severa de origen metabólico con grave lesión de neurona motora periférica, etc.”, donde permaneció hasta el 2 de marzo de 1978 en que fue trasladado al Hospital Penitenciario Central, en el Instituto de Detención U-2, a disposición del Consejo de Guerra Especial Estable N° 1, dependiente del 1er Cuerpo de Ejército.

Recuperó su libertad el 27 de diciembre de 1983 al prosperar el pedido de Habeas Hábeas. Pocos meses después falleció.

Flora Gurevich de Taub

Esposa de Benjamí­n, fue secuestrada el 16 de septiembre de 1977 en su domicilio, de Capital Federal, por un grupo armado que dependí­a operacionalmente del Ejército Argentino.

Se la mantuvo clandestinamente en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de Banfield (”Pozo de Banfield”), perteneciente a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, que dependí­a del Primer Cuerpo de Ejército. El 13 de febrero de 1978 se encontró con su hijo.

Durante su cautiverio en la Brigada de Banfield estuvo encerrada en una celda, le abrí­an la puerta una vez por dí­a y le pasaban la comida en un jarro. Manifestó además que por las noches le sacaban para interrogarla.

A Flora Gurevich de Taub se la mantuvo detenida en la Cárcel de Villa Devoto (U.2), perteneciente al Servicio Penitenciario Nacional, desde el 14 de febrero de 1978.

Julio Daich

El 12 de marzo de 1977 por la madrugada fue privado de su libertad cuando un grupo de personas uniformadas, quienes se identificaron como personal del Ejercito Argentino, se presentaron en su domicilio particular, sin orden de detención ni de allanamiento. Fue conducido por la fuerza al domicilio de Dante Marra, quien también fue detenido, y ambos fueron trasladados a la Comisarí­a 9° de La Plata. Señaló que permaneció allí­ detenido treinta dí­as, tiempo en el cual fue conducido en dos oportunidades al centro clandestino de detención denominado “Puesto Vasco”, donde fue interrogado y preguntado acerca de sus actividades vinculadas con el Grupo Graiver. Estuvo encapuchado en las oportunidades de viajar a Puesto Vasco. En el primer interrogatorio se cruzó con Marra, quien le dijo que se quedara tranquilo, que no le iba a pasar nada y que declarara la verdad. Asegura que en Puesto Vasco se escuchaban gritos, que el contador de la firma Marra, Jorge Baquet, le habí­a comentado que lo habí­an torturado en Puesto Vasco.

En Mayo fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional por decreto 1587 y por el decreto 3817 él deja de estar a disposición del PEN el 22 de diciembre de 1977 pero recién dos dí­as después lo liberaron.

Juan Paino

Benjamí­n Orlando Reinoso

Trabajaba en la empresa EGASA, perteneciente a la familia Graiver, y compartí­a sus labores con Jorge Rubinstein, fue detenido el 19 de abril de 1977, fue conducido en un automóvil, encapuchado, hacia la zona sur hasta un lugar que luego reconoció como “Puesto Vasco”, donde permaneció detenido en este centro clandestino hasta el 30 de abril de 1977. Durante su permanencia en Puesto Vasco fue una vez torturado con picana eléctrica en un lugar pequeño, aparentemente un baño o cocina, durando la sesión de tortura aproximadamente treinta minutos, la cual se interrumpió a consecuencia de una convulsión asmática y por haberle encontrado pastillas antiasmáticas, así­ como también por la opinión de una persona que parecí­a ser médico. Esa fue la única vez que lo desnudaron y lo acostaron sobre un colchón, arrojándole agua y aplicándole el paso de corriente eléctrica. Durante su cautiverio escuchó la voz de Osvaldo Jorge Papaleo en el calabozo ubicado al lado del suyo y dos personas que compartí­an tal calabozo con él le dijeron que habí­an sido torturados o golpeados, lo que le consta en razón de ver los signos de los golpes.

El 13 de julio de ese mismo año fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional (Decreto 2008 fs. 99). En abril de 1978 fue puesto bajo el régimen de libertad vigilada. Por decreto 186, fue puesto en libertad el 18 de enero de 1980.

Jorge Raúl Rodrí­guez

Fue detenido el 29 de marzo de 1977 por cuatro personas vestidas de civil, quienes lo condujeron hacia un lugar por la zona de Avellaneda, que luego reconoció como Puesto Vasco. Aseguró que allí­ fue sometido a tormentos por medio de la aplicación de picana eléctrica, mientras era preguntado acerca de sus vinculaciones con el peronismo y con el “Grupo Graiver”. Durante su estadí­a en este centro clandestino de detención le fue aplicada la picana eléctrica, atado de pies y manos, mientras era preguntado por su relación con los judí­os y el peronismo.

Lunes 16 de Julio de 2007 – Cuarta audiencia testimonial

Ocho personas han sido citadas a la audiencia testimonial del lunes 16 a partir de las 10 horas.

Héctor Timerman

Nació en Buenos Aires. Hijo del periodista Jacobo Timerman y continuador de su ideario. Es cofundador de America’s Watch, la organización de Derechos Humanos más importante de los Estados Unidos y que tiene carácter de observadora en las Naciones Unidas. Fue miembro del Comité de Dirección del Fund for Free Expression con sede en Londres y Nueva York, organización que combate la censura en todo el mundo. Actualmente es miembro del Comité de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). Fue Director y Cofundador de la revista TRESPUNTOS, conductor del ciclo de televisión “Diálogos con Opinión” y columnista del diario BAE y la revista Noticias. Publicó artí­culos en varios medios del extranjero, entre los que se destacan El diario The New York Times y la revista Newsweek. Es el actual Cónsul argentino en Nueva York.

Gustavo Timerman

Menor de los hijos de Jacobo, director ejecutivo de un banco de inversión en Nueva York y miembro del directorio de Americas Watch.

Rafael Marí­a Perrota Bengolea – Hijo

“La que se viene, Tito, va a ser terrible. Terrible…”

Comentario de Perrota a su amigo el dramaturgo y periodista Roberto Cossa, el 23 de Marzo de 1976.

Rafael Andrés Perrota (Cacho) nació en Buenos Aires en 1920, era periodista, abogado y empresario argentino director desde la década del 50’ del diario “El Cronista Comercial”, propiedad de su familia, fundado en 1908 por Antonio Martí­n Jiménez y Rafael Perrota padre.

Pertenecí­a a una clase alta, mantení­a relaciones con las personas más poderosas del paí­s y pertenecí­a a las instituciones más exclusivas, como el Jockey Club, el Cí­rculo de Armas, el Rotary Club de Buenos Aires, la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas y del Foro de la Libre Empresa.

Desapareció durante su caminata cotidiana en la media tarde del 13 de junio de 1977.

Rafael Marí­a Perrota Bengolea denunció que dos horas después de la desaparición de su padre recibió un llamado telefónico donde se le informó que su padre habí­a sido secuestrado pidiéndosele un rescate de 250.000 dólares.

Rafael hijo hizo contacto, por intermedio del General Olivera Rovere, con autoridades de la Policí­a Federal quienes comenzaron una investigación e interceptaron su teléfono.

A cargo del operativo estaba el Coronel Morelli, con quien se comunicaba llamándolo a un teléfono perteneciente a la Secretarí­a de Informaciones de Estado.

Infructuosas las negociaciones con los captores de su padre, inició una causa en el Juzgado del doctor Cisneros y también hizo su familia una presentación ante la Comisión Nacional de Desaparición de Personas.

A Rafael Andrés Perrota se lo mantuvo clandestinamente en cautiverio en el Comando de Operaciones Tácticas I (COTI-Martí­nez), perteneciente a la Policí­a de la Provincia de Buenos Aires, y que actuaba bajo el comando operacional del Primer Cuerpo de Ejército.

En tal sentido, coincidieron haberlo visto en el mencionado centro de detención, en la época en que se produjo su secuestro, Ramón Miralles, Julio César Miralles, Héctor Ballent, Alberto Salomón Liberman y Jacobo Timerman.

Las personas que se encargaron de la investigación se identificaron como el Teniente Arrán, el Subcomisario Iglesias y otro que se llamaba Duran, de quienes, a raí­z de un oficio librado por el Doctor Cisneros en la causa antes referida, se informó que no revistaban en la Policí­a Federal.

Rafael Marí­a, siguiendo instrucciones de los captores, el dí­a 16 de julio arrojó el dinero por la ventanilla de un tren. Obran las copias de los mensajes enviados por los secuestradores, entre los cuales figuran las instrucciones en tal sentido. El dinero nunca fue recuperado y Rafael Andrés Perrota nunca recuperó su libertad ni se tuvo noticias de él.

Alfredo Ángel Abuin

Era abogado del Banco Comercial de La Plata, perteneciente a Graiver. Fue secuestrado la noche del 11 de Agosto de 1977 por ocho personas vestidas de civil que decí­an pertenecer al Ejercito Argentino, lo subieron a un Ford Falcon o Torino, no puede precisar el lugar donde estuvo las primeras 24 horas, después fue llevado a otro lugar donde estuvo hasta el 19 de Agosto de ese año, era “Puesto Vasco”. Durante su cautiverio estuvo solo en una celda, dice que nunca lo golpearon ni vio torturar, una vez entró alguien a su celda, le preguntó porque estaba ahí­, cual era su relación con Graiver. Vio allí­ a Liberman, Nazar, Ramón Miralles, Ballent, pero no vio ningún familiar o empleado de Graiver.

Lidia Catalina Gesualdi

Amiga intima de Lidia Papaleo, ingresó a EGASA en 1974 como jefa de personal y secretaria de David Graiver (luego de Lidia papaleo). La secuestraron el 14 de marzo de 1977 junto a Lidia Papaleo, esposa de David Graiver- y Silvia Fanjul, Tesorera de la empresa EGASA-. Inmediatamente conducidas a un lugar que luego reconocerí­a como Puesto Vasco, donde fue interrogada acerca de sus vinculaciones con el “Grupo Graiver” y Montoneros. Declaró que Lidia Papaleo le afirmó que también habí­a sido torturada y que permaneció, la declarante, una semana en “Puesto Vasco”, donde se oí­an discos, gritos, golpes y lamentos de personas que aparentemente habí­an sido o eran torturadas (fs. 239/243 del legajo N° 87 de la causa 3/SE).

Américo Farroni

Farroni tiene hoy 82 años. Estuvo detenido 20 dí­as en “Puesto Vasco”. Siempre permaneció solo en la misma celda, no fue interrogado ni fue torturado, nunca le explicaron porque lo habí­an detenido ni porque lo liberaron, nada.

Además de las personas que mencionara en julio de 1986 en la Causa “Esposito, Omar Amilcar s/denuncia”, vio también a “la esposa del Sr. Madanes”, de la cual no recuerdo su nombre; a Orlando Benjamí­n Reinoso, Miguelito y Osvaldo Papaleo. El dí­a que recuperó la libertad, lo hizo junto a Roberto Hualde y la Sra. Araceli Russomano, esposa de Gramano, en una plaza de Quilmes.

Juan Guarino

El cautiverio de la ví­ctima en “Puesto Vasco” quedó acreditado en el caso 276 de la sentencia de la causa 1/SE, a partir de la declaración de la propia ví­ctima en ese expediente (fs 6960-6960 vta del cuerpo XXXV, fs 9636-9637 del cuerpo XLVII, y fs 53 y 71-72 del legajo 95).

Guarino además prestó testimonio sobre estos hechos en la causa 13/85 (fs 2064-2066). La ví­ctima estuvo secuestrada en “Puesto Vasco” aproximadamente desde octubre de 1977 hasta el 7 de noviembre de ese mismo año. Tales circunstancias se desprenden de sus propias declaraciones y de lo testimoniado por sus compañeros de cautiverio: su esposa Marí­a Elena Varela de Guarino, Alcides Antonio Chiesa y Jorge Alberto Allega. La ví­ctima recuperó la libertad en Enero de 1979.

Estuvo en Pozo de Quilmes, El Banco, El Olimpo, Sheraton, La Cacha, Subcomisaria Don Bosco y la Brigada de Quilmes.

Camps, Etchecolatz y Richieri fueron absueltos por prescripción de la privación ilegal. Cozzani y Rousse fueron absueltos por falta de acusación.

Aarón Vladimisky

Fue privado de su libertad la tarde del 26 de mayo de 1977 en las inmediaciones de su oficina de la Capital Federal por un grupo de personas que se identificaron como pertenecientes a la Superintendencia de Seguridad de la Policí­a Federal, acompañadas de otras vestidas de civil; posteriormente fue conducido por espacio de media hora hasta un lugar que luego identificó como COTI Martí­nez, donde al llegar fue vendado, esposado e introducido en un calabozo. También refirió que luego de permanecer por espacio de media hora en esas condiciones fue interrogado por un oficial que luego de descubrirlo se identificó como “Trimarco”. Expresó que el 27 de junio de 1977 lo volvieron a vendar y lo condujeron a una sala donde lo hicieron desvestir, fue esposado de pies y manos y comenzaron a realizarle un nuevo interrogatorio, esta vez mediante la aplicación de picana eléctrica. En ese contexto le preguntaron qué vinculaciones económicas tení­a con Calabró. Manifestó que le fue aplicada la picana eléctrica a través de las piernas y el pecho y que al decirles de su problema cardí­aco detuvieron la tortura. Compartió su cautiverio junto con Jacobo Timerman, entre otras personas.

Jueves 12 de Julio de 2007 – Tercera audiencia

El nuevo ciclo se desarrollará con las declaraciones testimoniales de los Miralles. Una familia completa secuestrada y torturada por la policía bonaerense.

Luego de la jornada agitada de ayer, que tuvo como testimonios a Mariano Ballent, Juan Ramón Nazar, Alberto Liberman y Martín Aberg Cobo, desfilarán mañana ante el juez Rozanski el ex ministro de economía del gobernador Victorio Calabró, Ramón Miralles. También declararán sus hijos el actual Juez Julio Miralles, su hermano Carlos y la esposa de este último, Luisa Riat de Miralles. Los cuatro estuvieron en el centro de detención COTI Martínez.

Por otra parte, Ramón también pasó por “Puesto Vasco” de Quilmes, lugar donde sostiene haber visto al ex capellán Christian Von Wernich. Del mismo modo estuvo en el Destacamento de Arana y en la comisaría de Monte Grande. Luego de catorce meses de tormentos fue liberado el 25 de agosto de 1978.

El ex ministro no se encontraba en el país cuando en los primeros días de junio de 1977 sus dos hijos, sus dos hermanos y la empleada de servicio fueron secuestrados. Posteriormente su mujer fue detenida y ante el temor por la vida de sus familiares presentó un recurso de hábeas corpus.

El ex juez federal Ramón Miralles declaró en el juicio por la verdad sobre su detención ilegal y reconoció a varios policías, como así también al ex capellán, a quien lo identificó mediante fotografías. Su persecución continuó durante los primeros años de democracia.

Ramón Miralles

Nació en Capital Federal el 15 de Agosto de 1920. De profesión abogado actualmente domiciliado en Gonnet.

Lunes 9 de Julio de 2007 – Segunda audiencia

“Nos decía: ustedes tendrían que hablar, así no los castigan más, ante lo cual yo lo increpé y le pregunté cómo un ministro de la Iglesia aceptaba que nos castigaran y por qué no sacaba esto a la luz; no me contestó y se fue”

Héctor Mariano Ballent

Héctor Mariano Ballent

Ex funcionario bonaerense

Jueves 5 de Julio de 2007 – Primera audiencia

Se inicia el primer proceso oral y público contra un sacerdote acusado de participar en delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: