Segunda inspección ocular – Destacamento de Arana

Jueves 26 de septiembre

“En las capachas de Arana metían los cuerpos, echaban gasoil y los quemaban, pero todo el mundo sabía esto. Los de La Tablada traían combustible y quemaban que Dios me libre y guarde… Ver 200 litros de gasoil quemando ahí… No quedaba nada…”

Juan Carlos Urquiza. Ex policía y chofer del subdirector de Investigaciones de la policía bonaerense, Eduardo Verdún, Juicio por la Verdad, Octubre 11 de 2000.

Liliana Zambano, José Llantada y Eduardo Kirilovsky fueron hoy los testigos que recorrieron y reconocieron durante poco más de una hora lo que fuera el centro de tortura del Destacamento de Arana o bien, la –por entonces- División de Cuatrerismo de esa localidad junto a los jueces del Tribunal Oral Federal N° 1, los abogados de la querella, Dres. Marcelo Ponce Núñez y Javier Frías por la querella unificada APDH La Plata/CTA, junto a los abogados de los demás querellantes y el Dr. Marcelo Peña por la defensa del cura represor.

Calle 640 y 131, localidad de Arana, partido de La Plata, División de Cuatrerismo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, más conocido como el “Destacamento de Arana”. Ahí, pegado al almacén de Perelló justo frente a la aceitera, donde estaba esa hermosa y enorme chimenea demolida hace un tiempo. Algunas cosas han cambiado, otras no, ese lugar ya no está dirigido por el comisario inspector de Berazategui, Miguel Jerónimo Kearney. Los árboles son menos pero enormes, de hecho fue difícil identificar “ese sauce” que mencionaba Jorge López hace un año, ese donde (cuando podía espiar) veía el humo atrás, el de las capachas, esos pozos de setenta centímetros por dos metros donde quemaban los cadáveres que mencionaba Urquiza en la Cámara Federal de La Plata. Algunos cambios en el interior, como puertas que se tapiaron y otras que se abrieron, solo distinguibles por la diferencia de color del granito del piso o ausencia de zócalos.

Nombres conocidos solo tres, Miguel Etchecolatz, el policía Osvaldo Lara y el cura Christian Federico Von Wernich. El resto eran solo apodos: “el oso” —quien podría ser Cuneo—, “el francés” —quizás el coronel Raúl Fierro o el fallecido ex comisario Jorge Nogara—, “el griego”, “el amarillo”, “el Gallego”, “Jota”, “Mostaza”, “Palito”, “Pituto”, “Pollo”, “Mister X”, “los carlitos” — los guardias de la Armada—, “el salteño”, el “padre Manolete”. No más que eso.

El fiscal federal, Carlos Dulau Dumm, afirmó que el objetivo de la inspección “es verificar el lugar, el sitio donde estuvo gente cautiva y sufrió torturas. Este centro clandestino fue uno de los más duros”. También reclamó que se acelere el desalojo de vehículos y chatarra del lugar, para dar lugar a las excavaciones del Equipo de Antropología Forense (EAF) según ordenara en junio último, el juez federal, Arnaldo Corazza. Remarcando que “se presume que en el lugar podrían existir cadáveres de gente que fue desaparecida”. En el Juicio por la Verdad de La Plata muchos testigos aseguraron en ese lugar había fosas donde se arrojaban cadáveres que eran quemados con gomas para convertirlos en masas informes, agregó.

“Ha llevado (la Fiscalía) partes, autopartes y ciclomotores, pero a la fecha el Equipo Argentino de Antropólogos Forenses no ha podido comenzar con su tarea. Queremos que se prosiga con el retiro de las autopartes y hierros oxidados, que la Fiscalía de Estado cumpla con lo ordenado por el juez Corazza”, remarcó.

En junio el juez Corazza dispuso que se realicen excavaciones en la superficie comprendida por el muro perimetral de la dependencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, ubicada en la calle 640 a la altura de la calle 131 y también fuera del predio.

También ordenó que se excave en el terreno del Centro de Atención Primaria número 21, donde se encuentran unas chapas cubriendo un pozo de aproximadamente tres metros por tres.

El juez Horacio Isaurralde explicó por su parte que “durante la inspección escuchamos las expresiones de los testigos y si bien hay modificaciones con respecto a cómo estaba hace 30 años, hemos escuchado las vivencias de los testigos en ese lugar”.

Los testigos se retiraron deseando no ser expuestos a las fotografías ni filmaciones y, por supuesto sin hacer declaraciones pasado el mediodía.

Anuncios

Acerca de apdhlaplata
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: