Última audiencia – Jueves 13 de Septiembre

Declaró Pérez Esquivel, sobreviviente de los vuelos de la muerte

El cura Pedro Traveset: Detenido por falso testimonio

El párroco de Trenque Lauquen que dijo no saber nada de los desaparecidos quedó detenido por falso testimonio. Se trata de un testigo promovido por la querella unificada APDH La Plata/CTA. Además declaró el premio Nóbel de la Paz que recordó haber intentado acercarse a la Iglesia pero nunca obtuvo resultados. También pidieron la detención de los ex funcionarios judiciales de la dictadura militar. Y brindó testimonio el reconocido filósofo y teólogo Rubén Dri.

El Fiscal General Carlos Dulau Dumm solicitó la detención del párroco de Trenque Lauquen Pedro Traveset, por falso testimonio. El pedido se gestó tras un careo que se realizó entre el sacerdote y el testigo Daniel Rossi sobre el destino del estudiante de medicina Carlos Eduardo Lugones, desaparecido en 1976, donde el sacerdote incurrió en contradicciones con sus propios dichos en la audiencia anterior.

Recordemos que Héctor Daniel Rossi declaró el jueves 16 de Agosto que su confesor, el padre Pedro Traveset le dijo respecto de su amigo desaparecido, Eduardo Lugones, “Christian me dijo que Lugones está fallecido”. Traveset declaró el lunes pasado que jamás había hablado con Von Wernich de su labor como capellán, que nunca supo de personas desaparecidas, torturadas o asesinadas por la dictadura militar, sino hasta 1992, por ende nunca podría haberle dicho a nadie que Lugones estaba fallecido y además dijo no conocer a Lugones.

Pero en el careo entre ambos, Traveset incurrió en contradicciones varias a punto tal que, luego de un largo interrogatorio reconoció haber conversado con Von Wernich sobre los desaparecidos.

Los abogados y familiares, que participan del juicio, expresaron su preocupación ante la posibilidad de que el sacerdote de Trenque Lauquen hubiera sido presionado antes de declarar. El testigo fue propuesto, de común acuerdo, por la querella unificada de la Central de los Trabajadores de la Argentina de la provincia de Buenos Aires (CTA) y la Asamblea Permanente por los Derechos del Humanos La Plata (APDH).

“Un sobreviviente de los vuelos de la muerte”

El premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, recordó que, como titular del Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), intentó durante la dictadura militar “motivar a la Iglesia para que nos ayudara en la búsqueda de los desaparecidos”, pero admitió que nunca logró resultados.

Recordó, asimismo, que en 1984 mantuvo un encuentro con el Papa Juan Pablo II, a quien entregó un informe con el detalle de 84 niños desaparecidos. “No fue una reunión feliz”, recordó el premio Nóbel y dijo que el Papa “hizo un recibimiento muy frío y me dijo que también me tenía que ocupar por los chicos de los países comunistas”.

En otro tramo de su testimonio, recordó otra reunión que mantuvo con Pío Laghi, quien se desempeñaba como nuncio apostólico, para “pedirle ayuda y me contestó que no podía hacer lo que los obispos argentinos no quieren hacer”.

No obstante, Pérez Esquivel aclaró que hubo excepciones dentro de la Iglesia, y mencionó el accionar de los obispos Jorge Novak y Miguel Hesayne.

Por otra parte, se autodefinió como “un sobreviviente de los vuelos de la muerte”, y contó un episodio ocurrido el 5 de mayo de 1977, cuando lo sacaron de la Superintendencia de Seguridad Federal y lo llevaron al aeropuerto de San Justo.

“Me encadenaron en el asiento de un pequeño avión, sobrevolamos con militares el Río de La Plata, el Paraná de las Palmas, el Paraná Mini, la Isla Martín García, parte de la costa uruguaya, y por radio recibieron una orden y me regresaron a la base aérea de Morón, El Palomar”, recordó.

Antes del testimonio de Pérez Esquivel estaba previsto que declararan los funcionarios de la dictadura militar Alberto Rodríguez Varela, Roberto Durrieu y Jaime Smart, pero esos testimonios no se realizaron ante el pedido de detención formulado por una de las querellas por “estar involucrados en el secuestro y tortura de Jacobo Timerman”.

Un filosofo y teólogo

El último de esta última ronda de testigos fue Rubén Rufino Dri, un experto en cuestiones de filosofía y teología quien realizó importantes precisiones acerca de la actitud de la iglesia católica frente a la dictadura y las obligaciones de los capellanes militares y policiales.

Dri era sacerdote en Resistencia, Chaco, hasta que en 1974 el accionar violento de la Triple A lo obligó a dejar su ministerio y viajar a Buenos Aires, desde donde se exilió en México desde 1976.

En México, junto a otros sacerdotes, elaboró un documento que hicieron llegar a Monseñor Primatesta haciéndole saber a la jerarquía eclesiástica argentina que en el exterior se conocía la realidad de asesinatos y desapariciones que se vivía en el país. Pedían de la iglesia que exigiera a la dictadura la publicación de los nombres de los desaparecidos. Nunca recibieron una respuesta.

En otro orden de preguntas, el religioso explicó que no es posible confesar a una persona de otra religión, que tampoco es lícito recibir una confesión en presencia de terceras personas y que no existe la confesión tácita, argumentos en su momento vertidos por el cura Von Wernich para refugiarse en el secreto que le permite su estado de sacerdote.

Un punto culminante en su declaración fue la tajante afirmación de que obispos como Tortolo y Medina sostenían una teología de la muerte y que no se puede ejercer ningún tipo de actividad pastoral en un centro clandestino de detención: “es algo totalmente aberrante, yo no puedo hablarle de Dios a un hombre que está en cautiverio”.

Toda la información y comentarios en radio: Por “Tengo Derecho”. Sábados de 12 a 13 hs. por FM Universidad, 107.5 Mhz
Reciba los informes enviando un mail absolutamente en blanco y sin asunto a: asamblea-subscribe@yahoogroups.com
Anuncios

Acerca de apdhlaplata
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: