Sostenimiento del Procesamiento de Von Wernich

En abril de 2004, la APDH La Plata argumentó ante a la sala II de la Cámara Federal el sostenimiento del procesamiento con prisión preventiva del sacerdote represor Chirstian Von Wernich.

La Plata, 22 de abril de 2004

SOSTIENE AUTO DE PROCESAMIENTO CON PRISIÓN PREVENTIVA

EXMA. CÁMARA FEDERAL:

Oscar Alberto Rodríguez, abogado de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata, en la causa caratulada “VON WERNICH, Cristian Federico s/infr. Arts. 144 bis, 144 ter, 80 inc.7°, 54 del C. Penal” (Causa N° 2625 – Sala II), con domicilio legal constituido en la calle 48 N°632, Piso 6°, oficina 80, de esta ciudad, a V.S. me presento y digo:

I.- OBJETO:

Que vengo por el presente a sostener el dictado del procesamiento con prisión preventiva respecto del imputado Christian Federico Von Wernich, de fecha 10 de octubre de 2003, y que fuera ordenado por el magistrado de primera instancia Dr. Arnaldo Hugo Corazza.

II.- FUNDAMENTO:

Las conductas desplegadas por el encartado Christian Federico Von Wernich constituyen una categoría de ilícitos que repugna a la conciencia universal, cuales son los delitos contra la humanidad.

Las consideraciones como delitos de lesa humanidad a hechos de esta gravedad fueron hechas propias por la Sala Primera de la Cámara Federal en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal en las causas N°30.580 “Acosta, J.S. Prescripción”, rtgaa 9-9-99, reg.747; N°30514 “Massera, s.Excepciones”, rta. 9-9-99, reg.742 y N°30312 “Videla J.R.s. Prisión Preventiva”, rta. 9-9-99, reg.736.

Estos crímenes de rango universal se encuentra expresamente reconocidos en nuestro orden jurídico interno por el art. 118 de la Constitución Nacional (art. 102 en la Carta Magna anterior a 1994), en referencia al derecho de gentes que esta cláusula realiza.

En líneas generales, la indicación formulada en esa norma tuvo una interpretación dispar, hasta un período reciente en el que la Corte Suprema de Justicia ha reconocido la vigencia interna plena de ese principio universal, al punto de conceder la extradición de un criminal de guerra nazi por el delito de genocidio -que no se encuentra expresamente tipificado en el derecho nacional-, afirmando que la calificación de los delitos contra la Humanidad no depende de la voluntad de los Estados requirente o requerido en el proceso de extradición, sino de los principios del ius cogens del Derecho Internacional (vid. C.S.J.N. “Priebke, Erich s/solicitud de extradición” -Fallos 318:2148).
Por otra parte, nuestra Carta Magna -en su redacción de 1994- ha incorporado instrumentos internacionales de Derechos Humanos que, de este modo, integran el bloque constitucional e, indudablemente, poseen esa jerarquía y por ende superior a las leyes (art. 75, inc. 22 de la Constitución Nacional).

A tal punto ello es así, que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha reconocido la autoridad de la jurisprudencia surgida de la Corte Interamericana de Derechos Humanos como guía para la interpretación de los preceptos convencionales (Fallos 315:1492, 318:514, 319:1840, entre otros). En este sentido ha afirmado que las decisiones de ese Tribunal regional, y las del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, constituyen la pauta que permite establecer las condiciones de vigencia de los instrumentos internacionales de rango constitucional, a las que alude el art. 75, inc. 22 citado, en tanto son ellos los competentes para su interpretación.

II. 1.- Elementos de convicción suficientes

Cumplen acabadamente con el requisito legal (art. 306 del Cód. de Proc. Penal) los testimonios receptados en el marco del Juicio por la Verdad: Estela de la Cuadra; Luis Velasco; Analía Maffeo; Osvaldo Lovazzano; Ricardo Molina; Adelina Moncalvillo; Maricel Mainer; Carlos Alberto Zaidman; Dolores Enriqueta Corona; Adriana Archenti; José María Llantada; Eduardo Kirilovsky; Jorge Gilbert; Rubén Oscar Páez (ex policía); Mario Víctor Sita (ex policía); Elena Taybo de Pettiná; Jorge Manazi; María Luisa López de Sanglá; Héctor Ballent; Ramón Miralles; Juan Ramón Nazar; Alberto Liberman.

Estela de la Cuadra: “…Nosotros sabíamos antes del cautiverio de Elenita, que el nombre elegido por ellos era Ana… Aparece un estudiantes de medicina… que dice que manda a decir Héctor Baratti, que Elena había tenido una nena… también cuenta de una discusión… que había tenido Héctor Baratti en la Comisaría 5ta. con Christian Von Wernich… el tema es la nena… Baratti le decía: bueno, ustedes a nosotros nos acusan de esto y del otro, pero qué puede tener que ver una nena de tres o cuatro días, de qué la puede acusar, entréguenla a mi suegro… a sus abuelos. Entonces siempre creo que aparecía ahí el tema de… para qué los criarán como criaban a sus hijos, no es cierto?”
Finalmente, aporta un testimonio de Luis Velasco ante escribano público.
Luis Velasco: “…Que el sacerdote Christian Von Wernich, que oficiaba de Capellán de la Policía y visitaba asiduamente a los detenidos desaparecidos, conocía el nacimiento de la niña…”

Luis Velasco, ex detenido de la Cría. 5°, afirmó ante la Cámara Federal platense haber mantenido un diálogo a cara descubierta con el sacerdote Von Wernich, quien admitió “que nosotros debíamos pagar por lo que habíamos hecho”.

Asimismo, el testigo escuchó cuando Von Wernich le contestaba a un detenido que pedía no morir, que “la vida de los hombres depende de Dios y de tu colaboración”.

A continuación refirió: “En una oportunidad se dirigió a mi tocándome los pelos del pecho y diciendo sonriente ‘te quemaron los pelitos’… También lo escuché defender y justificar la tortura, reconociendo que a veces las había presenciado. Cuando se refería a algún operativo, decía: ‘Cuando hicimos tal operativo’…”.

“Y quiero decir que como él construía unas conversaciones tan… ‘amables’, formalmente amables con los prisioneros… yo le pregunté qué se sentía estando en una sesión de tortura y él me contestó que nada, que no se sentía nada… y el sacerdote contestó que nosotros debíamos pagar y especificó que debíamos pagar con torturas, con muertes o con lo que fuere necesario porque éramos culpables…”.

Analía Maffeo: “En una ocasión en que una detenida le pidió una Biblia, Von Wernich contestó: ‘Para qué; si ustedes son comunistas, no tienen por qué leer la Biblia'”.

Osvaldo Lovazzano: Afirmó que el sacerdote, luego de ver a un joven que estaba dolorido por la tortura, aconsejó: “Es por la corriente eléctrica, ya se le va a pasar. Háganle masajes”. “Decían que Von Wernich era el nexo entre los policías y las familias”.

Adelina Moncalvillo: Aseguró que Von Wernich participó del grupo de tareas que se llevó de un centro clandestino a su hermano y a otros dos detenidos para ultimarlos en un descampado; que se enteró de esto en 1984, cuando el ex oficial de la Policía bonaerense Julio Emmed, lo declaró ante la CONADEP. Este dijo que había participado del grupo que se llevó a María del Carmen Morettini, a Cecilia Luján Idiart y a Domingo Héctor Moncalvillo de la Brigada de Investigaciones de La Plata -donde estaban ilegalmente detenidos- hacia lo que se supone iba a ser un ‘vuelo de la muerte’. ‘…Los desnudaron, los remataron y los trasladaron a Puesto Vasco (en Don Bosco, partido de Quilmes), donde incendiaron los cuerpos…”. Emmed contó que tuvieron que tirar varios neumáticos en la fosa para que ardieran bien, relató Moncalvillo. De ese hecho participaron, según Emmed, él mismo, Von Wernich y el resto de los represores, de los que no se conoce el número ni la identidad.

“Cuando terminó la matanza, uno de los policías que había participado y que vivía en la zona invitó a su casa al resto a lavarse las manchas de sangre”.
Una vez llegados a la jefatura de Policía, fueron recibidos por Camps y Etchecolatz, quienes los felicitaron por la labor. Von Wernich les habría dicho que Dios está muy agradecido por lo que han hecho”.

La periodista definió al cura como “el nexo entre Camps y los detenidos”.
Los tres detenidos -víctimas de la masacre descripta- fueron engañados, ya que pensaban que dirigían al Aeropuerto de Ezeiza.

Von Wernich tramitó la documentación para salir del país.

La familia debió aportar dinero para pagar los costos, que se encargaba de recolectar el cura.

Rubén Oscar Páez: (ex jefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata). Reconoció que allí tenían “detenidos muy especiales”.

En la audiencia de la Cámara Federal reconoció al Capellán Von Wernich quien concurría a la Brigada.

Asimismo dijo haberlo conocido en la Jefatura.

Mario Víctor Sita: (ex policía) Reconoció por fotos a Von Wernich, quien concurría a la Brigada.

Elena Taybo de Pettiná: Resulta la madre de Rodolfo Emilio Pettiná, desaparecido desde el 15 de junio de 1977.

Cuando vino al país la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la sra. Pettiná presentó el caso de su hijo. Un tiempo después, apareció en la Casa de Trenque Lauquen el cura Christian Von Wernich: “Se presentó como un sacerdote de Pehuajó, y preguntó qué gestiones estábamos haciendo por mi hijo”.

Von Wernich le preguntó a Taybo de Pettiná cuántos hijos tenía, además de Rodolfo: “Le conviene no hacer más nada, vuélvase a Trenque Lauquen, porque ellos pueden desaparecer y a usted le puede pasar algo”. También les dijo que no contaran a nadie que él había estado allí.

“Lo que a nosotros más nos impactó fue Von Wernich, que fue por amenaza, porque no fue ni como confesor ni como una palabra de aliento; él solamente fue con amenazas… amenazas y cuando se retiró nos dijo: ni se les vaya a ocurrir decir que yo estuve acá”.

Jorge Manazi: (hermano de un desaparecido).

Relató en el Juicio por la Verdad que el cura Von Wernich le dijo a la madre de otro desaparecido: “Preocúpese por sus otros tres hijos, porque ya no va aparecer”. Se refería a Rodolfo Pettiná, quien fue secuestrado junto a Héctor Oscar Manazi y Ricardo Sanglá en La Plata el 15 de junio de 1977.

María Luisa López de Sanglá: Christian Von Wernich “nos dijo que nos fuéramos (de La Plata), que podía pasar un día, un mes o nunca más que los viéramos a los chicos”.

Héctor Mariano Ballent: Von Wernich, en un momento dice: “Muchachos, por qué no hacen una cosa, confiesen lo que saben, así no los torturan más”.
Ramón Miralles: (ex juez federal y ex ministro de Economía bonaerense). Aseguró que el cura Von Wernich y el médico Bergés presenciaban sus sesiones de tortura, mientras estuvo ilegalmente detenido.

Preguntado por el Dr. Reboredo si durante su cautiverio aparecía, mientras, en las sesiones de tortura o posteriores a ella, algún facultativo y asistencia o pretendida asistencia espiritual por algún eclesiástico, contestó: “Sí, cómo no. Yo en el escrito tengo mencionados los nombres, sí” (en referencia al facultativo) Y, en referencia a la asistencia espiritual, dijo: “También, sí”.

Luego se le exhibe la fotografía de Von Wernich y dice: “…El sacerdote que venía trataba de utilizar a la gente que estaba… le trataba de sacar… un día… me dijo:… estoy prestando un servicio a Dios”.

Juan Ramón Nazar: El testimonio da cuenta del conocimiento cabal que Von Wernich tenía de las condiciones legales de los detenidos. Dice Nazar: “Le pregunté cómo él que estaba en ese lugar, si nosotros éramos desaparecidos, estábamos en cautiverio, se supone que, en lugar clandestino, por qué él estaba ahí”.

Alberto Liberman: (ex ministro de Obras Públicas durante el gobierno de Victorio Calabró, permaneció secuestrado junto a sus colegas entre mayo de 1977 y agosto de 1978). Reconoció a Von Wernich como el sacerdote que “una vez llegó a la celda…” en el llamado “Puesto Vasco”.

Los testimonios expuestos junto a los legajos que tramitaran por ante la CONADEP, tomados en cuenta por el a-quo en su resolución, satisfacen con holgura las exigencias legales (art. 306; 308 y 312 del C.P.P.N.).

La doctrina y jurisprudencia se satisfacen con menos exigencias probatorias:
“Basta con la sola probabilidad…” (Cam. 2° Crim. Paraná, J.A. 1987-I, pág.606).

“Sólo exige elementos de convicción suficientes sobre la ocurrencia del delito y la intervención del imputado (CCC, Sala IV, L.L., del 26/XII/95, f. 93.875).
La enunciación de los hechos ha sido más que suficiente. La norma del art. 308 del C.P.P.N. requiere sólo “una somera enunciación de los hechos”.

II.2. La mendacidad del imputado

Los testimonios expuestos desmienten categóricamente afirmaciones tales como: “… Que no conoció estos lugares, siempre fue a comisarías donde estaban la bandera, el escudo”. Es decir, niega que tuviera conocimiento de que había lugares o centros clandestinos de detención.

Asimismo niega el encuentro con la Sra. de Pettiná.

Tal encuentro, no sólo es relatado por la Sra. Pettiná, sino que también es afirmado por otro testigo: Jorge Manazzi.

Lo que resulta fundamental es que no resulta lógico pensar que semejante sistema de represión -como el montado a partir del golpe de Estado de 1976-, pudiera permitir la “inocente presencia” de un clérigo paseándose entre jóvenes torturados, “desaparecidos”, detenidos ilegalmente.

Más bien, tal presencia de Von Wernich, tal contacto directo del cura con los detenidos y con la familia, permite concluir sin hesitación alguna que era parte del sistema de represión clandestino mediante el cual se llevaron a cabo procedimientos paralelos e ilegales para reprimir a toda forma de oposición al régimen de facto.

En la sentencia pronunciada el 9 de diciembre de 1985, en la denominada “Causa 13”, la Cámara Federal en pleno sostuvo: “En suma, puede afirmarse que los comandantes establecieron secretamente un modo criminal de lucha contra el terrorismo… Se concedió, por fin, una gran libertad para apreciar el destino final de cada víctima, el ingreso al sistema legal (Poder Ejecutivo Nacional o Justicia), la libertad o, simplemente, la eliminación física”.

En igual sentido, se pronuncia la Cámara Federal Nacional en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal en la causa Nro. 450/86.
En este contexto se sitúa el proceder de Christian Federico Von Wernich.

En la causa Nro. 8686/2000 caratulada “Simón, Julio; Del Cerro, Juan Antonio s/sustracción de menores de 10 años” del Juzgado Nacional en los Criminal y Correccional Federal N°4, a cargo del Dr. Gabriel R. Cavallo, se afirmó: “Puede decirse que estos procedimientos clandestinos pueden ser vistos como verdaderos juicios: se procedía a la identificación de personas, se las arrestaba, se las conducía a un lugar de detención, se las interrogaba generalmente con la imposición de tormentos, se evaluaban sus dichos, se confrontaban las declaraciones con las de otras personas en la misma situación y finalmente se producía una decisión (sentencia) que podía constituir en la libertad de la persona, en su eliminación física o en la derivación a un centro de detención previsto por el sistema legalizado”.

De los testimonios analizados surge la participación de Von Wernich en este procedimiento clandestino, descripto por el juez Cavallo.

Von Wernich participó en dichas decisiones o las ejecutó (v. Testimonios del presente escrito y legajo CONADEP caso Emmed).

Von Wernich también fue parte de la tortura: fue su cara más amable. Fue la connotación psicológica de la misma. Fue el intento perverso de la persuasión.
Lo que no podrá negarse es la fidelidad del cura a su primigenio ideario: La Inquisición. De allí, su apego a la tortura como método de producción de la verdad.

III.- PETITORIO:

Por todo lo expuesto, solicito a la Exma. Cámara de apelaciones confirme el procesamiento con prisión preventiva de Christian Federico Von Wernich ordenado por el Dr. Arnaldo Hugo Corazza con fecha 10 de octubre de 2003.-

PROVEER DE CONFORMIDAD
SERÁ JUSTICIA

Anuncios

Acerca de apdhlaplata
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: