Primera audiencia – Declaración Indagatoria

Comenzó el tercer proceso oral y público realizado contra un genocida a partir de la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.
[english translation]

Marche preso - 2003edificio.jpg

“La vida de los hombres depende de Dios y de tu colaboración”

~ Christian F. Von Wernich a un detenido que rogaba por su vida ~

Distintas organizaciones políticas, sindicales, sociales, estudiantiles y de derechos humanos se concentraron a partir de las 9 de la mañana y permanecieron durante toda la jornada haciendo oír en el recinto sus cánticos desde afuera. Sin incidentes exigieron juicio y castigo a todos los culpables y a la vez la aparición con vida de Jorge Julio López, testigo desaparecido, tras el juicio al ex Director de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Miguel Osvaldo Etchecolatz.

Bajo estrictas medidas de seguridad dentro y fuera del edificio, vallado perimetral, tres controles de credenciales y documentación personal y detectores de metales en las entradas, el sacerdote ingresó custodiado por el Servicio Penitenciario Federal (SPF), esposado y protegido con un chaleco antibalas a las 11:19 horas a la sala de audiencias acompañado de sus abogados, Juan Martín Cerolini y Marcelo Peña, donde el secretario del Tribunal Federal N° 1, Dr. Rubén Aller leyó la Requisitoria fiscal de elevación a juicio. Más tarde la querella pidió que se amplíe la acusación contra Von Wernich, con los cargos de “genocidio” y “traición a la Patria”, aunque el pedido fue desestimado por el Tribunal.

La protección incluía una mampara de vidrio para evitar que el represor fuera manchado con potes de yogur como aún se recuerda tras la primera detención de este represor, ocurrida tras su declaración en el Juicio por la Verdad en esta misma sala y determinada por los jueces de la Cámara Federal de Apelaciones, doctores Leopoldo Schiffrin y Reboredo en agosto de 2003.

De aquí y de allá
En esta primera audiencia estuvieron presentes el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde; su par bonaerense, Edgardo Binstock; los dirigentes políticos Patricia Walsh y Luis Zamora; también dirigentes gremiales nucleados en la CTA entre otros.

Las primeras filas de la sala estaban ocupadas por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, familiares de desaparecidos y algunos sobrevivientes, a la izquierda se ubicó -también en primera fila- el público invitado por el imputado, entre ellos su más fiel seguidora, esposa del destituido mayor del ejército Rafael Mercado y ferviente defensora del accionar de los militares que actuaron en la más feroz dictadura de nuestro país, Cecilia Pando.

La acumulación de causas
Los fiscales Carlos Dulau Dumm y Félix Crous decidieron acumular varias causas conexas en las que aseguran haber corroborado la “conspicua intervención” de Von Wernich en el denominado circuito Camps.

Para los fiscales ha sido probado que Von Wernich tuvo “actividad comprobable en varios centros clandestinos de detención en los que mantuvo contactos directos con víctimas e imponía tormentos, principalmente psicológicos y morales”, leyó el secretario. Los fiscales creen que Von Wernich tenía dos objetivos: Obtener información de los detenidos y acallar los reclamos de sus familiares en todo intento de recurrir por ayuda.

Concluyendo la fiscalía: “Cualquier actividad que desplegaba vinculada con la represión obedece al acuerdo previo por distribución de roles con los demás represores, lo cual significa, cuanto menos, la complicidad primaria que prevé el artículo 45 del Código Penal o, en una remota hipótesis (extremadamente benigna), la complicidad secundaria”.

Los ingresos
Von Wernich revistó como capellán de la Dirección de Investigaciones de la policía bonaerense bajo el legajo N° 14.643, con el cargo de oficial subinspector. Sin embargo, al responder al cuestionario formal sobre datos personales, el religioso dijo que hasta su detención, en 2003, vivía de un ingreso como sacerdote aportado por la Iglesia y que desde hace unos dos años percibe $ 250 de la Anses por ser docente jubilado.

El cuarto intermedio y el circo de Cecilia
Acompañada de una mujer y tres hombres, Cecilia Pando se mantuvo junto al cura en la sala. Fuera de ella, en el cuarto intermedio, aprovechó para defender lo indefendible frente a cámaras con frases como: “Esto es un circo romano. ¿Qué tienen contra el padre? ¿Qué le probaron?”.

Tras el receso
Pasadas las dos de la tarde y después de que el secretario del tribunal leyera las acusaciones, Von Wernich golpeaba el micrófono para ver si funcionaba y decía su nombre completo:

– “Christian Federico Von Wernich”.

– ¿Tiene apodos?

– Queque. Todos me conocen como Queque.

– ¿Ocupación?

– Sacerdote de la Iglesia Católica Apostólica Romana –contestaba.

Cuando el juez le preguntó si iba a declarar, contestó que iba a ampararse en su derecho de no hablar. “Siguiendo indicaciones de mi abogado, el doctor Martín Cerolini, no voy a contestar preguntas”, dijo Von Wernich, sin embargo, quiso hacer “dos aclaraciones” pero el presidente del tribunal no le permitió. Tras esto, Rozanski hizo leer dos declaraciones anteriores del sacerdote, realizadas en 2003 y 2005 e incorporadas a la causa. En ellas Von Wernich reconoce sus visitas a los Centros Clandestinos de Detención (CCD), sólo que en su versión se trataban de sitios “con escudos y banderas” y los desaparecidos eran presos a los que nadie maltrataba. Y que, si bien ninguno de los detenidos le habló de torturas o maltratos se amparó en el secreto confesional de revelar los detalles de las conversaciones que mantuvo con ellos.

Asimismo, en aquella oportunidad dijo recordar algunos de los nombres de las víctimas por las que hoy es acusado. Reconociendo haber tratado con Jacobo Timerman y con Juan Nazar, entre otros, con quienes incluso aseguró “haber compartido asados y jugado al truco”, lo que provocó una risa nerviosa y generalizada en la sala.

El proceso ha comenzado y si bien las audiencias serán los lunes y jueves de cada semana, la próxima será el martes puesto que el lunes es feriado nacional, ese día darán testimonio los primeros de los 126 testigos llamados a declarar.

Cuando Rozanski cerró la audiencia, varias personas en la sala desplegaron unas remeras con la imagen de Julio López y la leyenda “aparición con vida ya”.

Traición a la Patria y Genocidio
La querella unificada de Justicia Ya!, solicitó al tribunal que permita incorporar nueva prueba “para fundamentar que lo que se juzga no son hechos individuales sino colectivos, es el genocidio ocurrido en la Argentina”. En tanto el doctor Marcelo Ponce Nuñez, de la querella unificada APDH La Plata-CTA, también dejó sentada la posibilidad de que a los delitos por los que se acusa a Von Wernich se les agregue el de “Traición a la Patria” y, en base a los tratados internacionales, el de genocidio, coincidiendo con este planteo el abogado de la familia Timerman.

“En la Brigada nos esperaba el padre Christian Von Wernich, quien había hablado y bendecido a los ex subversivos. En el coche donde iba yo se encontraba el padre. Yo debía dar el golpe que adormecería a la persona, pero no logré desvanecer al joven y Giménez sacó la pistola reglamentaria. Cuando el NN vio el arma se precipitó contra ella y se entabló una lucha. Le descargué varios golpes en la cabeza con la culata de mi arma. Se produjeron varias heridas y sangró abundantemente, tanto que el cura, el chofer y los dos que íbamos al lado quedamos manchados. Se descendió a los tres cuerpos de los ex subversivos que en ese momento estaban vivos. Los tiraron a los tres sobre el pasto, el médico (Jorge Bergés) les aplicó dos inyecciones a cada uno, directamente en el corazón, con un líquido rojizo que era veneno. Fuimos a asearnos y cambiarnos de ropa porque estábamos manchados de sangre. El padre Von Wernich me habló de una forma especial por la impresión que me había causado lo ocurrido. Me dijo que lo que habíamos hecho era necesario, que era un acto patriótico y que Dios sabía que era para bien del país”.

Relato del policía Julio Alberto Emmed ante la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), sobre el asesinato de siete personas.

About these ads

Acerca de apdhlaplata
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Plata es una organización no gubernamental cuyos objetivos son: Defender los Derechos Humanos en su acepción más amplia, contribuir a su enseñanza y a su difusión, dotar a esta temática de sólidos fundamentos jurídicos y académicos con una clara visión de futuro mediante la investigación y la docencia. Llevar adelante los reclamos de Memoria, Verdad y Justicia para nuestro pueblo. Llevar adelante el Juicio por la verdad, iniciado junto a otros organismos y particulares en 1998 ante la Cámara Federal de La Plata y a las causas penales derivadas del Juicio por la Verdad.

One Response to Primera audiencia – Declaración Indagatoria

  1. Marta dice:

    Me encanta!!!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: